La derrota del Barça ante la Juventus de Turín sigue trayendo cola y siguen apareciendo nuevos detalles de las reacciones tras el duro golpe sufrido en la ida de cuartos de final de la Champions League. Tal y como ha desvelado el programa ‘Tot Costa’ de ‘Catalunya Ràdio’, la reunión que mantuvo Luis Enrique con la plantilla, de la que MD también se hizo eco, fue la más dura desde la llegada del técnico asturiano al primer equipo.

En dicho encuentro, y siempre según el citado medio, el entrenador azulgrana, con un tono muy duro, recriminó a la plantilla la falta de actitud mostrada en el Juventus Stadium, especialmente en la primera parte del encuentro, y de la poca ambición y atrevimiento de alguno de sus jugadores, algo que se repite en demasiadas ocasiones según el técnico.

Relacionado:  TAMBIÉN LO QUIERE: Mourinho intentará fichar a Piqué para el Chelsea

Además, tal y como publicó TV3, Luis Enrique dedicó sus principales quejas en Turín a Gerard Piqué; al que le recordó que tenía que salir con defensa de tres, Javier Mascherano; con el que se desesperó en una jugada y le dedicó un “madre mía Masche…”, y a Neymar; que le pidió que subiera su posición en el campo.

Relacionado:  "La gente nos dice en la calle 'Cevallitos no te vayas' y nos motiva"

Si el varapalo en Turín ya fue suficientemente duro para la plantilla y el staff técnico, después de la reunión el clima en el vestuario fue todavía más enrarecido, algo que podría pasar factura a los culés de cara al duelo de este sábado en el Camp Nou contra la Real Sociedad, un partido clave para seguir soñando con la Liga.