Argentina se consagró campeón mundial de futsal por primera vez en la historia. En Medellín, le ganó a Rusia 5-3 en la final. El mejor resultado argentino había sido el cuarto puesto en China Taipéi, en el año 2004.

El equipo que conduce Diego Giustozzi no perdió ningún encuentro en el torneo. En la fase de grupos ganó dos partidos y empató (finalizó líder en el grupo E) y desde octavos de final ganó todos los partidos con 11 goles a favor y tan solo dos en contra (1-0 vs. Ucrania, 5-0 vs. Egipto y 5-2 vs. Portugal).

Relacionado:  Jaime Ayoví nominado a JUGADOR REVELACIÓN en Argentina

Además, es la primera vez que el campeón mundial no es ni Brasil ni España, que ganaron las siete ediciones anteriores.