James Rodríguez recogió en la Ciudad Real Madrid la Bota de Oro del Mundial de Brasil. El colombiano recibió este galardón que le reconoce como máximo goleador de la competición con seis tantos en cinco partidos disputados. James superó en esta clasificación a Thomas Müller, que marcó cinco goles, y a Neymar, Messi y Van Persie, con cuatro cada uno.

Relacionado:  Salah, la carta del Madrid para compensar el efecto Coutinho