En Octubre pasado, David Price mostró sus deseos de emigrar a otro equipo del beisbol de las Grandes Ligas con la idea de ganar un mejor salario, sin embargo, sus números lograron que Tampa Bay hiciera un esfuerzo en sus finanzas para retenerlo entre sus filas, con miras a la temporada 2014 y el estelar lanzador firmó un atractivo contrato por 14 millones de dólares por año con las Mantarrayas de esa ciudad. El talento cuesta y por estos días, el dinero habla.
Mea culpa, lo reconozco. Al igual que la mayoría de ustedes, sigo a las tres grandes ligas europeas (Inglaterra, España e Italia) por la avalancha de partidos que el cable nos transmite y porque de Alemania, Francia o Portugal, las dosis llegan con gotero. De vez en cuando variar el menú te deja sabores interesantes al paladar y nuevos descubrimientos que pueden llegar a sorprenderte. Los de Múnich cabalgan la Bundesliga, por plantilla y por la mano de Guardiola, que ha potenciado a un grupo que ya de por si era poderoso nombre a nombre. Dentro de este listado, algunos se han consolidado mientras otros han ganado en confianza con resultados realmente atractivos como Toni Kroos.
El joven centrocampista del club alemán es quizás quien más se ha beneficiado con la llegada del técnico español y prácticamente, se ha convertido en el cerebro del equipo de Pep. El jugador nacido en el norte de Alemania se encuentra quizá en el mejor momento de su carrera deportiva, no solo le garantiza al conjunto bávaro la correcta circulación de balón, asociación en el medio y posesión de la redonda, sino que también posee una excelente vision de juego largo, determinación, llegada y disparo con las dos piernas. Una joya con tan solo 24 años.
Pero no todo es azúcar para los de Beckenbauer, Toni acaba contrato en el 2015 y hasta el momento ha rechazado todas las ofertas de renovación que los teutones le han hecho. Ninguna de las partes es optimista de que se vaya llegar a un acuerdo a corto plazo ya que las diferencias salariales son grandes; según Sportbild, el internacional alemán cobra 4,5 millones de euros brutos y cree merecer llegar a los casi 10 que percibe su compañero Mario Götze, algo que sabe de muy buena fuente ya que tienen el mismo representante. El Bayern, rígido en jerarquías salariales, no quiere ceder fácilmente porque si da su mano a torcer tendría que hacerlo con varias de sus actuales estrellas.
Ahora bien, el jugador tiene todo el derecho en pedir y los directivos en ofrecer un salario que no desestabilice la plantilla en general, pero al igual que cualquier compañía en el mundo Kroos es solo un trabajador mas, muy útil en este momento para prescindir de él pero un empleado al final de cuentas y como cualquier asalariado, el día que tenga reemplazo, se le atraviese una lesión grave o no rinda, le echaran a la calle con sus pertenencias en una caja de cartón para que busque algún once donde le dejen jugar o le hagan un espacio. Crudo pero cierto.
Tanto Price como Kroos saben que la vida deportiva es corta. Por lo que le he visto hacer al volante alemán, creo que merece un aumento salarial y en situaciones como esta, ni hay que creer en las promesas románticas del club, ni hacerle ahorros a quien tiene como pagar. Es evidente que el Bayern tiene poca memoria, ya se olvido de lo que paso con Michael Ballack, aquel símbolo institucional al que también quisieron presionar de la misma forma y termino saliendo de la entidad roja tras finalizar su contrato para irse al Chelsea ingles. No me extrañaría que la historia se repitiera.

Relacionado:  CÉSPED EUROPEO – Recaídas