COMPARTIR:

Fuente: Mundo Deportivo

Los nuevos líderes de la US Soccer (Federación Americana de Fútbol) lo tienen claro: van a dar prioridad al asunto de la demanda por discriminación presentada por las jugadoras de la selección estadounidense para evitar así ir a juicio en el mes de mayo.

“Esa es una de nuestras principales prioridades en este momento”, dijo Parlow Cone, quien ganó un Mundial y una medalla de oro olímpica como jugador del USWNT. “No creo que un juicio sea bueno para ninguna de las partes o para el fútbol, ​​tanto en este país como a nivel internacional. Obviamente, nuestro equipo femenino es el mejor equipo del mundo, y espero que podamos encontrar una solución antes de que esto vaya a juicio “.

Te podría interesar:   Bale prefiere China o USA a la Premier

“Corroboro sus palabras”, dijo Wilson, quien fue anunciado el lunes como el nuevo CEO, el trabajo diario más importante de la federación (Parlow trabaja de forma voluntaria, sin cobrar). “Es una prioridad, y encontrar una solución sería la mejor manera de avanzar”. Si hace dos semanas parecía que esto podía acabar mal, con la llegada de ambos el asunto podría dar un giro en relación a la demanda interpuesta por Mehgan Rapinoe y compañía.

Te podría interesar:   Infantino considera que USA será potencia en el fútbol

Molly Levinson, portavoz de las jugadoras, dijo en un comunicado: “La solución aquí es clara, simple e inequívoca: ellas debe cobrar lo mismo”. Parlow Cone dijo que si bien las conversaciones con las jugadoras no están programadas actualmente, tiene la esperanza de que puedan hacerlo pronto.

“Creo que es un desafío en este momento, con el telón de fondo del coronavirus. Es posible que tengamos que conformarnos de momento con no vernos y tener que hacer llamadas telefónicas”,apuntó antes de dejar claro que “resolver esta disputa es solo el primer paso”. “El siguiente es un proceso largo. Creo que se ha hecho mucho daño y que tendremos que reconstruir esa confianza y reconstruir la relación, y no sucederá de la noche a la mañana. Se necesitará mucho esfuerzo, tiempo y energía por parte del fútbol estadounidense para reconstruir esa confianza, no solo con las jugadoras del equipo nacional femenino sino también con nuestros aficionados y todos los que participan en el deporte”.

Te podría interesar:   Rapinoe ya tiene sus zapatos como homenaje por el Balón de Oro