COMPARTIR:

Fuente: Mundo Deportivo

Más de ochenta años antes de que la epidemia del coronavirus llevara el martes al aplazamiento de aproximadamente un año de los Juegos Olímpicos de 2020, Tokio tuvo que renunciar a ser sede de la edición de 1940. En medio, la satisfacción de haber sido la primera ciudad asiática olímpica, en 1964.

En ese momento, era la política expansionista de Japón en China lo que había llevado a cancelar los Juegos Olímpicos en Tokio y otorgarlos a la capital de Finlandia, Helsinki. Los Juegos de 1940 nunca tuvieron lugar debido al estallido de la Segunda Guerra Mundial.

A principios de la década de 1930, los japoneses presentaron la candidatura de Tokio como un medio de mostrar su reconstrucción después del terremoto del extremadamente mortal en Kanto en 1923. Coincidencia o no, los Juegos de Tokio 2020 apodaron asimismo por los ‘Juegos de la Reconstrucción’ ya que Japón ha padecido los últimos años un severo terremoto, un tsunami y el desastre nuclear de Fukushima.

Te podría interesar:   ¿El fútbol seguirá a puerta cerrada hasta diciembre?

La candidatura de Tokio en 1940 fue orquestada por Jigoro Kano (1860-1938), el fundador del judo moderno y el primer miembro japonés del Comité Olímpico Internacional (COI), quien luego enfatizó la importancia de llevar los Juegos a Asia por primera vez.

Japón estaba aún más interesado en organizar los Juegos Olímpicos de 1940, ya que ese año coincidió con los 2.600 años de la entronización de su primer emperador mítico, Jinmu.

Tokio lanzó oficialmente su candidatura en 1932 y se encontró compitiendo contra Roma y Helsinki.

Alianza con la Italia de Benito Mussolini

Luego, Japón lanzó una intensa campaña de asociación, logrando unir a su causa al dictador italiano Benito Mussolini, a cambio de una promesa de apoyar la candidatura de Roma para 1944. Tokio ganó la votación a Helsinki con 37 votos a 26.

Te podría interesar:   Oficial: la Euro Femenina se jugará en 2022

Incluso antes de que se presentara la candidatura de Tokio, el ejército japonés había invadido la vasta región china de Manchuria en 1931. Dos años más tarde, Japón renunció a la Liga de las Naciones, el precursor de las Naciones Unidas, después de la negativa de la organización a legitimar su ocupación de parte de China.

Los preparativos para los Juegos Olímpicos en Tokio estaban relativamente acelerados: el programa deportivo se había establecido y los pósters ya estaban impresos. La ceremonia de apertura se fijó para el 21 de septiembre de 1940.

La política expansionista entonces del país nipón alertó cada vez más a las potencias occidentales, que presionaron tanto que el Comité Olímpico Japonés finalmente se retiró en julio de 1938, señalando ligeramente que “los problemas con China” habían hecho imposible celebrar los Juegos en Tokio.

Te podría interesar:   UEFA aplaza las selecciones para acabar ligas y Champions

A Helsinki y cancelación par la Segunda Guerra Mundial

Los Juegos de Verano de 1940 terminarían en Helsinki antes de ser finalmente eliminados por el estallido de la Segunda Guerra Mundial en septiembre de 1939, al igual que los Juegos de Invierno de 1940, que originalmente se suponía que se celebrarían en el ciudad japonesa de Sapporo, en la isla norteña de Hokkaido. Se convirtieron en los Juegos Fantasma.

Dormidos durante la Segunda Guerra Mundial, los Juegos Olímpicos resucitarán en Londres en 1948, pero a Japón, un país derrotado, no se le permitirá participar en esta edición.

Tokio finalmente tendrá que esperar hasta 1964 para convertirse en la primera ciudad asiática en ser sede de los Juegos Olímpicos.