COMPARTIR:

Fuente: Mundo Deportivo

El derbi del sábado entre Real Madrid y Atlético en el Bernabéu tuvo una jugada que pudo cambiar el destino del encuentro que acabó ganando el equipo blanco. Los protagonistas de esa acción fueron Morata y Casemiro que los rojiblancos pidieron penalti del brasileño, pero que Estrada Fernández no lo consideró así y el VAR no le corrigió porque, según las reglas, no era un fallo claro y, por lo tanto, no tenía que intervenir. Algo que nadie o casi nadie entiende en el mundo del fútbol. El resultado en el momento de esa jugada de la primera mitad era de 0-0 con los de Simeone siendo muy superiores a los de Zidane.

Te podría interesar:   Eden Hazard pasó con éxito por el quirófano

La polémica jugada entre Casemiro y Morata

Esa jugada, ese posible penalti se fue al limbo lo que provocó el enfado de los rojiblancos empezando por Enrique Cerezo, presidente del Atlético. No han sido las primeras que se han escuchado en el Bernabéu sobre el VAR y sus decisiones con el Real Madrid de por medio. Enrique Cerezo no se mordió la lengua, como tampoco lo hizo Monchi, el director deportivo del Sevilla que incluso amenazó con llevarse al equipo del campo si le hubiesen anulado un gol a su equipo.

El Clásico del Camp Nou

Coincidencia o no, desde las quejas del Real Madrid por el VAR tras el Clásico del Camp Nou, los blancos ya no levantan la voz contra el videoarbitraje. Los blancos reclamaron hasta dos penaltis sobre Varane que ni el árbitro ni el VAR concedieron lo que enfadó mucho al Real Madrid que incluso elevó sus quejas a la Federación Española por esas acciones en el Camp Nou. El propio Tebas desveló en la Cope que “hubo un antes y un después de la llamada de Florentino a Rubiales, eso generó un problema que se arrastra todavía”, sentenció el presidente de LaLiga que avanzó que los clubs celebrarán una asamblea en marzo para hablar del VAR

Te podría interesar:   Peligra el segundo Clásico en USA

El conjunto andaluz perdió en Chamartín en un encuentro marcado por una decisión arbitral a instancias del VAR. El colegiado Martínez Munuera anuló el 0-1 de De Jong tras revisar la jugada por indicación del sistema de videoarbitraje. Le señalaron que podía haber falta de Gudelj a Militao por un bloqueo del jugador del Sevilla sobre el madridista en una acción a balón parado. La decisión del colegiado provocó mucha polémica y división entre los comentaristas arbitrales de los medios de comunicación.

Te podría interesar:   ¿Real Madrid busca fichar a Pogba ante una potencial salida?

Sea como fuere, el gol no subió al marcador y el Sevilla acabó perdiendo un duelo en el que los blancos se quejaron por el 1-1 de De Jong porque reclamaron que el VAR tenía que haberle dicho al colegiado que lo anulara por una mano de Munir.