COMPARTIR:

Fuente: Diario AS

Cristiano Ronaldo no tuvo una infancia fácil. El portugués reconoce que no siempre tuvo siquiera los recursos mínimos y ahora, cuando el éxito sobre el verde le sonríe quiere tener un gesto con quién le ayudó en sus inicios.

En una entrevista con el programa Good Morning Britain, Cristiano contó que, durante su etapa en Lisboa ya como jugador del Sporting, él y sus compañeros apenas tenían dinero y se acercaban a un McDonalds donde varias de las empleadas les daban las hamburguesas que sobraban.

Te podría interesar:   Benzema: “Bale era el cohete, Cris el anotador y yo la pieza que encajaba todo”

“Tenía 12 años y no tenía dinero. Además vivía con otros jugadores de mi edad de otras partes de Portugal. Fue difícil sin mi familia conmigo. Recuerdo que había un McDonalds cerca donde pedíamos las hamburguesas que sobraban y una señora llamada Edna y otras dos chicas siempre nos daban alguna”, explicó el delantero de la Juventus.

Te podría interesar:   Cristiano le roba un récord a Iker Casillas

Además de contar la anécdota, reveló su voluntad de tener un detalle con ellas por su ayuda si finalmente consigue encontrarlas. “Espero que esto me ayude a encontrarlas. Quiero invitarlas a cenar en Turín o Lisboa y devolverles lo que hicieron por mí. Nunca lo olvidé”, aseguró el portugués.