COMPARTIR:
Luca Bruno / AP

Fuente: Mundo Deportivo

Y ahora qué? Es la pregunta del millón en el Atlético de Madrid tras la debacle del martes en Turín, donde el conjunto rojiblanco fue apeado de la Champions League en los octavos de final después de que la Juventus ganara 3-0, con tres goles de Cristiano, remontando el 2-0 con el que acabó el choque de ida en el Wanda Metropolitano.

Tras una temporada irregular y atípica desde el comienzo, la Liga de Campeones se había convertido en el gran sueño de todos los atléticos y en el objetivo principal de la plantilla y el cuerpo técnico encabezado por Diego Simeone. El hecho de que se juegue la final en el Metropolitano añadía más interés y, por qué no decirlo, presión, al equipo colchonero. Eliminados de la Copa por el Girona y a siete puntos del líder, el FC Barcelona, en Liga, la máxima competición continental estaba en el foco de todos. También en el del entrenador, como se vio el sábado, cuando reservó a muchos jugadores de cara a la cita del Allianz Stadium.

Te podría interesar:   (VIDEO) ¡SIGUEN SOÑANDO EN LA CHAMPIONS! Milan triunfó de manera agónica

Pues bien, tras el batacazo turinés, al Atlético sólo le queda ya la Liga. Salvo debacle monumental, los colchoneros tienen la plaza asegurado en la próxima Champions (le sacan 15 puntos al quinto, el Alavés, con 33 por disputarse). Asegurar la segunda plaza (el Madrid está a cinco puntos) y tratar de meter presión al Barcelona y estar ahí por si falla es ahora el objetivo. Los de Valverde aventajan en siete puntos al cuadro rojiblanco, que aún debe visitar el Camp Nou. Muy, muy difícil, pero no imposible.

Eso numéricamente hablando, porque si es por sensaciones, invita a pensar que el Atlético ya ha dicho adiós a la temporada. Ahora es momento de lamerse las heridas, de analizar los motivos ya no sólo de la eliminación continental, sino de la irregular campañas que está realizando el equipo del Cholo, sobre todo cuando tiene que jugar lejos de su afición, lejos del Metropolitano.

Te podría interesar:   La Champions ‘de las remontadas’ rompe el mito del factor campo

El análisis debe ser profundo, y siempre mirando hacia dentro, pero lo cierto es que prácticamente durante todo el curso, jugadores clave en este Atlético están lejos de su mejor nivel. Griezmann, referencia indiscutible, lleva varias semanas alejado de su mejor versión, la que ofreció en diciembre y enero. Saúl está protagonizando su temporada menos notable desde que es pieza clave del primer equipo. La defensa no ofrece la seguridad de otros curso. Diego Costa sigue sin tener continuidad por las lesiones, tónica habitual desde que llegó. Hay hombres como Thomas Correa que no acaban de dar ese paso al frente que se les presupone pese a la confianza otorgada por su entrenador…

Y luego, claro, están las lesiones. 40 en lo que va de campaña. Una cifra que asusta y que está lastrando mucho al equipo colchonero. De ‘expediente X’ es lo del lateral izquierdo, con Lucas Filipe lesionados (y además a la vez en más de una ocasión), algo que provocó que Juanfran tuviera que jugar en esa posición ante la Juventus.

Te podría interesar:   Liverpool y Tottenham piden a los patrocinadores más entradas

Es de prever que, al término de la temporada, haya una profunda renovación en la plantilla. Algo que pretendía realizar Simeone hace dos veranos, pero entonces, la sanción de la FIFA que imposibilitaba inscribir jugadores al Atlético de Madrid lo evitó. Y ahora que desde algunos sectores se empieza a cuestionar al Cholo (otro que no tuvo su mejor noche en Turín y que tampoco está viviendo su mejor año en el banquillo rojiblanco), cabe recordar que recientemente amplió su contrato con el club hasta 2022.

Es decir, que será el encargado de renovar el proyecto, en el que hombres como Oblak (su renovación es inminente), Koke, Rodrigo o Griezmann son piezas clave. Es momento de reflexión, pero el Atlético debe centrarse en la Liga, tratar de pelearla hasta el final, y ponerse las pilas en lo que a la planificación del curso que viene se refiere.