COMPARTIR:

Fuente: StudioFútbol

Dentro de la crucial cumbre que se ha dado en Helsinki, Finlandia entre los líderes de Estados Unidos (Donald Trump) y de Rusia (Vladimir Putin) se dio un momento algo extraño.

Y es que Putin le dio un obsequio especial, el balón del último Mundial que finalizó ayer en tierras rusas diciendo a Trump que ahora “la pelota está en su cancha” por la organización del Mundial 2026 junto a Canadá y México.

Trump agradeció el gesto de su colega ruso pero tuvo una reacción curiosa con el balón, lo lanzó desde el lugar donde estaba a su esposa y Primera Dama, Melania Trump ante la sorpresa de todos.

VIDEO: