COMPARTIR:

Fuente: MD

Marc-André Ter Stegen, portero alemán del Barcelona, concedió una entrevista a la Revista Panenka en la que aseguró que “no estaría aquí si no supiera jugar con los pies. Es importante para este club”. El meta germano destacó la importancia del juego de pies en el fútbol actual. “Creo que lo que hace que un portero sea o parezca ‘moderno’ es que tenga un buen juego de pies, que esté siempre atento detrás de la línea defensiva, por si hay un balón a su espalda y tiene que anticiparse. Pero, claro, el Barça, desde hace muchos años, desde la época de Víctor Valdés, siempre tuvo un portero valiente con los pies, que ayudó al equipo”.

Ter Stegen tuvo la gran responsabilidad de relevar a Valdés, uno de los mejores porteros de la historia del club, si no el mejor. “Yo no soy como Valdés y no lo quería ser”, comentó el alemán que tuvo a Oliver Kahn como referente. “Nuestro estilo es distinto pero me fijaba en él por su mentalidad”.

El alemán, que está a punto de cerrar su cuarta temporada como azulgrana, analizó el primer año de Valverde: “Tenemos un técnico que lo ha visto desde fuera. Cuando entrenaba al Athletic, siempre nos presionó de una u otra manera y nos hizo sufrir muchísimo en su campo”, apuntó. Sobre el Txingurri, ‘MATS’ añadió: “Tenemos un entrenador que sabe lo que hemos hecho exactamente hasta ahora. Este año hemos mejorado defensivamente, era obvio que teníamos que estar más juntitos. Trabajando de verdad, aunque si hay que defender unos minutos, sabemos lo que tenemos que hacer”.

Sus inicios “difíciles” como culé

Marc André Ter Stegen explicó cómo se consolidó su fichaje y qué le gustó del interés del Barcelona. La figura clave fue Andoni Zubizarreta: “Valoré que quisiera conocerme en persona. Y me dijo cosas interesantes: me habló del estilo, la mentalidad, la cultura de este club. Y que la portería del Barça parece más grande”.

Pero llegó aquí y se encontró también con Claudio Bravo. “Yo quería ser el número 1 en este club aquí como sea. Y claro, cuando me enteré que sería Bravo fue complicado. Porque era internacional, había ganado títulos, tenía más experiencia”.

Ter Stegen jugó Copa y Champions las dos primeras temporadas: “Compartir trabajo durante unos años es muy complicado. Después del primero fue difícil aceptarlo, pero había que hacerlo porque ganó la liga, pero después del segundo año ya no me gustó la situación. Supimos todos, y el club también, que aquello era difícil”. Y la apuesta fue el alemán, mientras que Claudio Bravo se fue al Manchester City.