COMPARTIR:

Fuente: Los Tiempos

El club brasileño de fútbol Chapecoense anunció ayer que demandó ante un tribunal de lo Civil de Brasil a la compañía BISA Seguros y Reaseguros, contratada por la aerolínea LaMia, y a órganos del Gobierno boliviano por los daños causados en el accidente aéreo que acabó con la vida de 71 personas hace un año en Colombia.

BISA, en tanto, declaró no haber recibido demanda alguna en su sede oficial de Bolivia, mientras que, por parte del Estado, tampoco se especificó cuáles son las instancias demandadas, aunque el club se comprometió a dar mañana, al término de la reunión del Consejo Gestor del club, más informaciones de la querella.

El club informó que entró ante la 4ª Corte de lo Civil de Chapecó, sede del equipo, con “una acción de pedido indemnizatorio en el que figuran como reos BISA Seguros (y Reaseguros) y órganos del Gobierno boliviano”, señaló en un comunicado.

El Chapecoense solicita “la condena y el pago de las indemnizaciones” derivadas de la tragedia ocurrida el 28 de noviembre de 2016, cuando el avión en el que viajaba la plantilla, preparadores técnicos, directiva y periodistas se quedó sin combustible y se estrelló en un cerro cerca de Medellín. De los 77 pasajeros a bordo, 71 fallecieron.

BISA Seguros y Reaseguros fue contratada por la aerolínea boliviana LaMia y, en mayo pasado, alegó ante la Justicia que la póliza no estaba en vigor por impago y que además no cubría vuelos con destino a Colombia.

No obstante, un mes después, las autoridades bolivianas consideraron dicha póliza válida y afirmaron que la aseguradora estaba obligada a indemnizar a las víctimas.

La firma ya ha indemnizado a los parientes de los miembros de la tripulación que fallecieron, pero las familias de las víctimas que integraban la delegación del Chapecoense no han recibido ningún valor hasta la fecha.

La compañía mantiene la tesis de que la póliza no cubría viajes a Colombia, pero para compensar contrataron un importante bufete de abogados, Clyde & Co, para gestionar un fondo de “asistencia humanitaria” con 200.000 dólares para cada familia afectada.

ANTECEDENTES

La nave se estrella cuando llevaba al equipo. El 28 de noviembre de 2016, un Avro RJ85 de LaMia se estrelló en Colombia cuando transportaba al equipo, periodistas y asistentes del Chapecoense a Medellín.

El tiempo de ruta era igual al de autonomía. El avión Avro RJ85 tenía un tiempo de ruta igual a la autonomía de vuelo. Pese a ello, su partida fue autorizada en el aeropuerto de Santa Cruz.

La nave no tenía seguro para operar en Colombia. BISA sostiene que la nave no estaba asegurada para Colombia; aún así, la compañía inició un fondo solidario para las víctimas, que debían desistir de demandas.

BISA DICE NO SABER DE NINGUNA DENUNCIA

Este medio quiso conocer la versión de BISA de Seguros y Reaseguros sobre la demanda que Chapecoense anunció haberla presentado. “BISA Seguros y Reaseguros S.A. no tiene conocimiento oficial sobre ninguna demanda en relación al caso LaMia y, hasta la fecha, no ha recibido notificación alguna en su Domicilio Legal en Bolivia”, fue la nota de respuesta de la compañía a este medio.

La compañía defiende que la póliza no cubría viajes a Colombia. Sin embargo, contrató a un bufete de abogados, Clyde & Co, para un fondo de “asistencia humanitaria” con 200 mil dólares por familia afectada.

No obstante, las familias que acepten esa indemnización perderán el derecho de procesar a los eventuales responsables, cuando finalicen las investigaciones.

DEMANDA POR AUTORIZAR UN VUELO IRREGULAR

Hace unos días, el abogado de la Asociación de Familiares del Vuelo del Chapecoense (Afav-c), Josmeyr Oliveira, dijo que la demanda sería presentada en enero contra el Estado boliviano por haber autorizado el vuelo “a pesar de irregularidades”.

Oliveira señaló al diario El Deber, de Santa Cruz, que la demanda “tomará en cuenta los resultados” de la investigación de la Fiscalía del estado brasileño de Santa Catarina, “que identificó a los verdaderos propietarios de la aeronave siniestrada”.

“Recientemente conocimos la información de que Ricardo Albacete (exsenador de Brasil) es uno de los posibles socios ocultos de LaMia; también tenemos el nombre de un ciudadano boliviano que puede estar involucrado”, afirmó Oliveira.