COMPARTIR:

Fuente: StudioFútbol

Gustavo Quinteros, director técnico de la selección ecuatoriana, charló con los medios de información para explicar las dudas que la afición tiene respecto a la nómina de convocados para los partidos contra Paraguay y Colombia por la eliminatoria sudamericana rumbo a la Copa del Mundo Rusia 2018.

“No tenemos que cuidar a ningún jugador, todos los partidos son finales para nosotros. En caso de que sea así, podremos convocar a otros jugadores para reemplazarlos”, resaltó el estratega del ‘Equipo de Todos’.

“Hablé mucho con Arturo Mina en Buenos Aires, con el coordinador de River también, y pedí que si no juega en el primer equipo, jugara en la reserva. Por sus características es ideal para jugar contra Paraguay. Casi el 90% de los partidos en River los jugó por izquierda, lo contrario a lo que hacía en IDV, le está costando y eso hizo que a lo mejor pierda un poco de confianza”, dijo el DT.

De inmediato, añadió: “Pero él está fuerte, por eso necesitaba que yo vaya y hablé con él, que le expliqué que le vamos a dar confianza. Está bien, tiene muchas ganas de venir y ojalá que pueda tener algún partido más, en reserva o en primera. Lo analizaremos cuando llegue, si está bien para jugar”.

“Estuve en Europa también, es la segunda vez que voy, es importante estar cerca de ellos. Es una de nuestras funciones y queremos ir también a México, que se sientan acompañados y que sepan que estamos todo el tiempo pendientes de lo que ellos hacen”, acotó.

“Paraguay es impredecible, es un equipo que tiene altibajos, puede perder mal como perdió contra Perú de local y ganar de visitante contra Argentina. Tiene jugadores muy importante como Derlis González, Darío Lezcano y Néstor Ortigoza, jugadores de mucha calidad”, explicó.

“Frickson Erazo está lesionado, no juega desde hace mucho tiempo y en la posición en la que juega él, es mucho más peligroso llamar a un jugador que no esté en actividad. En todas las convocatorias estuvo, ahora no está porque tuvo una larga inactividad”, sentenció Quinteros.

Nota de: Víctor Loor Bonilla