En lo que va de este 2015 han sido pocos los motivos para sonreír para la afición de BSC. Las razones ya son conocidas, un flojo arranque de campeonato ecuatoriano y una mala participación en Libertadores hasta el momento. Sin embargo el partido de los toreros frente al Mushuc Runa brinda múltiples aspectos para alegrarse.

Primero, siempre es importante ganar. Más aún si es goleando a tu rival y dando espectáculo con goles de hermosa factura. Como detallé adicional BSC no ganaba por 6 goles de diferencia desde el 2006 cuando derrotó 6-0 a El Nacional.

Segundo, con este triunfo BSC suma su tercera victoria en fila, su mejor racha en lo que va del año. Importante para la tabla de posiciones, para la confianza del equipo y la de su afición.

Tercero, Máximo Banguera tuvo su revancha. Después de ser tan criticado y hasta objeto de mofa por sus actuaciones y expulsión en Copa, el portero amarillo se convirtió en una de las figuras del partido. Tuvo atajadas excepcionales, sacó su valla en cero, redondeando su memorable actuación atajando dos penales en el mismo partido, y hasta se dió el tiempo de burlarse de él mismo.

Cuarto, lo de Brahian Alemán. Cada partido que pasa demuestra su gran capacidad. Hoy el charrúa se ha convertido en aquella manija que mueve los hilos del medio campo canario. Históricamente BSC siempre tuvo grandes generadores de fútbol, y Alemán va por buen camino para ser uno de ellos.

Quinto, su goleador se reencontró con las redes. Los goles de Blanco lo llevaron a BSC a disputar una final el año anterior, y el hincha cuenta con su cuota goleadora. Sus dos dianas de extraordinaria factura indudablemente le ayudarán mucho a su confianza. El delantero se alimenta de goles y un Blanco en racha es sinónimo de éxito para su equipo.

Sexto, la mejoría de Alex Colón. Después de un arranque de año discreto para el ex volante chulla, ayer ingresó al campo y demostró para que se lo trajo. Se despachó con 2 asistencias para sus compañeros que ayudaron al triunfo de su equipo.

Séptimo, el tan criticado Tito Valencia tuvo la confianza de ser titular y no defraudó. Su aporte de velocidad y desborde quedaron en evidencia sobre todo cuando se combinó con Blanco para el mejor gol de la noche.

Octavo, vuelve a anotar Marlon De Jesús. Con pocos minutos en cancha y a fecha seguida De Jesús se hace presente en el marcador. Muy criticado en su momento también, demuestra que puede aportar como opción de ataque.

Que quede claro que BSC aún tiene mucho camino por mejorar y que no por un partido se pueden sacar conclusiones finales, pero también es cierto que hoy la afición más grande del país tiene más de 6 razones para sonreír.

Relacionado:  INFLUENCIA KILLER // Por Ricardo Péndola