COMPARTIR:

Fuente: Mundo Deportivo

Josep Maria Bartomeu recibió ayer una fuerte censura de buena parte de la masa social presente en el Camp Nou, en forma de pitos, pañuelos y gritos incitándole a presentar la dimisión tras la crisis de las redes sociales. No obstante, tras lo vivido en el estadio azulgrana, sus planes no pasan por dejar el cargo. Ni mucho menos. El presidente está disgustado, como no puede ser de otra manera, pero también está fuerte y no piensa en dimitir. Lo que quiere es seguir adelante con su proyecto hasta 2021, que es cuando acaba oficialmente su mandato. De hecho, dice que no le gusta la expresión “resistir” porque él se plantea su continuidad en positivo.

Entiende las protestas

Bartomeu acepta la pañolada y dice entender el sentir de los que le pitaron y gritaron. Sigue defendiendo que en el caso de las redes sociales destapado por la Cadena Ser el club sí ha monitorizado lo que se dice del Barça pero que no ha ido nunca a erosionar a nadie, y menos a jugadores y ex jugadores del club. Tampoco a opositores a la junta. Al contrario, el presidente pone como ejemplo que siempre ha apostado por el pactismo y el respeto a los futbolistas de la plantilla y a los que lo fueron. Un ejemplo es el caso de Eric Abidal, que de ser la bandera del proyecto deportivo de Joan Laporta en las elecciones de 2015 pasó a ser su secretario técnico tras el final del contrato de Robert Fernández.

Considera el presidente que él ha intentado dejar clara la inocencia del club en su intervención durante la entrega a Jorge Valdano del premio Vázquez Montalbán, el pasado martes. Sin embargo, también tiene claro que ha habido gente de la entidad (directivos y ejecutivos) que no lo ha hecho bien estos días dándole pábulo y credibilidad a todas las informaciones difundidas y no creyendo su versión. En este sentido, al darse cobertura desde dentro del club a todo lo publicado por parte de algunos directivos que han hecho llegar a los medios su enfado por la situación, entiende que buena parte de la masa social esté enojada por la información que le ha llegado a través de esos medios. Por eso entiende la reacción del Camp Nou hacia él y la acepta.

Te podría interesar:   FC Barcelona pone en venta a ocho jugadores

Si alguien no está a gusto, que se vaya

Bartomeu se siente con fuerzas para seguir adelante porque ya ha pasado otros momentos duros en su mandato. En ese sentido piensa que si algún directivo está a disgusto, no puede soportar la presión o directamente tiene miedo al qué dirán, lo mejor es que se vaya de la junta y ya se cubrirá su baja si se halla la persona idónea para ello.

Nadie le pidió dimitir

Pese a las diferentes versiones que han circulado de la reunión no oficial de la junta directiva del pasado viernes, Bartomeu sostiene entre personas del club de su confianza absoluta que ningún directivo le ha dicho a la cara ni que dimita por lo que ha sucedido ni que se aparte elegantemente para dejar al vicepresidente Emili Rousaud (el elegido para ser el candidato oficialista) o al vicepresidente primero Jordi Cardoner al mando del club hasta el final del mandato. Insiste en que, por mucho que alguien lo vaya diciendo, es mentira. Y que si alguno lo piensa y se lo quiere transmitir, que se lo diga a la cara.

Te podría interesar:   El coronavirus frena el fichaje de Neymar para el FC Barcelona

No quiere otra reunión ahora

Pese a lo que se ha dicho en los últimos días, Bartomeu no tiene en mente convocar ninguna reunión de la junta directiva para la semana que viene, tal como han deslizado diferentes directivos. El presidente cree que la semana que viene es muy importante a nivel deportivo (viaje de Champions a Nápoles y a Madrid para disputar el Clásico liguero de la segunda vuelta) y que toca no desviar el foco del fútbol dada la importancia de los compromisos que tiene el equipo de Quique Setién.

En este sentido, afirma que la próxima semana ya habrá unas conclusiones generales de la auditoría de los gastos del club encargada a Price Waterhouse pero que aún faltará el detalle de todo (una parte del análisis denominada ‘forensic’ que analiza si ha habido alguna irregularidad grave) y prefiere tener todos los datos en su poder antes de volver a reunir a la junta.

Bartomeu insiste a personas de su confianza que él no quiere dimitir pero que otro escenario se abriría si se le van muchos directivos de su junta y se queda sin el número mínimo para seguir adelante con su mandato. Entonces no es que él dimitiría, sino que tendría que convocar elecciones porque lo dicen los Estatutos. Eso sí, también duda que directivos que tienen aspiraciones electorales dimitan porque si salen de la junta, los dimisionarios deberían avalar al concurrir al proceso electoral sin ser miembros de la directiva saliente que convoca los comicios.

Te podría interesar:   Zidane quiere a Raúl Jiménez como suplente de Benzema

Bartomeu sostiene que lo más importante es la competición y en ese sentido él cree que está en sintonía con el cuerpo técnico del primer equipo y con los jugadores, que considera que entendieron las explicaciones sobre la crisis de las redes sociales que dio a los cuatro capitanes (MessiBusquetsPiqué Sergi Roberto).

Medita medidas legales

Por otro lado, el presidente no descarta tomar medidas legales por lo publicado en los últimos días, tal como ya aseguró en los premios Vázquez Montalbán. En especial le ha molestado que se diese veracidad a un supuesto informe para erosionar al precandidato Víctor Font que, según se ha publicado, habría encargado el club a una de las empresas de I3 Ventures. Un informe y unas informaciones sobre el mismo que el presidente considera tan falsas como las que aseguraron hace un par de años que quería fichar a Paulinho cuando jugaba en el Beijing Gouan para vender productos de su empresa en China.