COMPARTIR:

Fuente: Mundo Deportivo

El Manchester City podría jugar la próxima temporada la Champions League, a pesar de ser excluido durante dos años de la competición por la UEFA, si el club inglés solicita la suspensión cautelar de la sanción, mientras el Tribunal de Arbitraje Deportivo de Lausana estudia su recurso. Así lo aseguran expertos en legislación deportiva.

La UEFA dictaminó el viernes que el City cometió “infracciones graves” de la normativa del Fair Play Financiero (FFP) y no cooperó con su investigación y, además de excluirle durante dos años de la Champions League, le impuso una multa de 30 millones de euros.

City, que negó las acusaciones de la UEFA. anunció el mismo viernes su intención de recurrir al TAS y que cuando presentara la apelación, podría pedir medidas cautelares que, caso de ser admitidas, suspenderían la prohibición hasta que tenga lugar una audiencia completa sobre el caso.

El City no ha confirmado si pedirá tales medidas cautelares y hoy mismo Ferran Soriano, su director ejecutivo, afirmó en un comunicado que espera una rápida resolución del caso. “Mi esperanza es que esto esté finiquitado para el comienzo del verano”, concretó.

Te podría interesar:   La OMS cree que el partido entre Atalanta y Valencia aceleró el coronavirus

Si el City no solicita medidas cautelares, corre el riesgo de que la exclusión del equipo de Pep Guardiola de la Champions League empiece a hacerse efectiva durante el proceso de apelación. El sorteo de la fase de grupos de la próxima edición del torneo se celebrará el 27 de agosto.

“Es muy probable, prácticamente cierto, que el City buscará medidas cautelares del TAS”, aseguró John Mehrzad, abogado de derecho deportivo. a la agencia Reuters. “Esa es la única forma que tiene para solicitar la suspensión de la sanción ya que el TAS tiene jurisdicción exclusiva en materia de apelación según los Estatutos de la UEFA”, es decir, es la última instancia deportiva a la que puede recurrir el club inglés.

El equipo legal del City estaría dispuesto a evitar un escenario en el que lograra anular la exclusión de la Champions después de haber purgado una temporada de sanción. Solo se podría tomar una decisión antes del inicio de la próxima edición del torneo si, como pretende Ferran Soriano en el comunicado dilvulgado hoy, el proceso de apelación se agiliza.

Te podría interesar:   CASTIGO DE UEFA: Tottenham, multado porque Mourinho llegó tarde

Un proceso rápido daría menos tiempo al City de defenderse

Christopher Flanagan, editor jefe del International Sports Law Journal, considera que un proceso rápido daría a ambas partes menos tiempo para preparar sus argumentos, de modo que el City se inclinaría por solicitar medidas cautelares.

“Eso es lo más probable, ya que le daría cierta certeza al City mientras se prepara para una audiencia completa sin arriesgar sus posibilidades de participar en la próxima Champions League”, considera Flanagan a Reuters. “Sería una apuesta calculada, ya que una audiencia completa no acelerada podría no tener lugar hasta una vez iniciada la competición”.

El TAS examinaría el caso como muy pronto en julio

Teniendo en cuenta el plazo normal del TAS para programar las audiencias, el caso del City podría no ser escuchado hasta principios de 2021, aunque los plazos varían en ocasiones. Si el caso se agilizara, entonces podría ser tratado en julio.

Te podría interesar:   La final de la Champions podría ser a puerta cerrada

Si el City obtuviera las medidas cautelares, pero el TAS decidiera mantener la sanción de la UEFA una vez iniciada la Champions League 2020-21, la exclusión de dos años entraría en vigencia en las dos temporadas siguientes.

Según Mehrzad, el TAS podría dar un indicio acerca de la solidez del recurso del City. “Será muy revelador ver lo que hace TAS en caso de una solicitud de medidas provisionales. Uno de los factores que el presidente del tribunal tendrá en cuenta al decidir si otorga dichas medidas cautelares es la probabilidad de éxito de la apelación”, sostiene el abogado de derecho deportivo.

La City dispone 10 días desde la recepción de la sentencia completa de la UEFA para presentar el recurso ante el TAS, cuya decisión sobre la hipotética solicitud de medidas cautelares podría tomarse a finales de marzo.