COMPARTIR:

Fuente: StudioFútbol

El Barcelona SC está en una carrera contra el tiempo con un riesgo inherente de no poder usar el Estadio Monumental en competiciones internacionales. El 22 de enero inicia la Copa Libertadores 2020 ante el Progreso de Uruguay de visitante en Montevideo pero el 29 deberá jugar de local en la vuelta de la Fase 1 ante el mismo rival.

A 40 días del partido como local ante los uruguayos, BSC no tiene habilitado el Monumental y el tiempo pasa volando. El impedimento de las luminarias es importante ya que tomará mucho tiempo en solucionarse.

Hay que mencionar los antecedentes, la CONMEBOL mandó un oficio a todos los clubes de Sudamérica en 2018 con todas las exigencias mínimas de los escenarios deportivos de cara a los torneos internacionales del 2020.

BSC -en ese momento administrado por José Francisco Cevallos- recibió un recordatorio en enero y en octubre del 2019 por parte del organismo sudamericano recalcando que esto no tenía opción a prórroga. La directiva anterior hizo caso omiso a estos comunicados.

Te podría interesar:   CONMEBOL sancionó a Boca en medio de la cuarentena

Se conoce que la nueva dirigencia encabezada por Carlos Alfaro Moreno (asumieron hace menos de dos semanas) pidió a la CONMEBOL por medio de la FEF una prórroga de aproximadamente cinco meses hasta tener las luces instaladas (el costo bordea entre 800.000 y 900.000 dólares) pero son conscientes que no dan los tiempos para el primer partido de Copa.

Cabe recalcar que el cambio de luces es un proceso complejo debido a que la normativa de CONMEBOL pide que las mismas tengan una capacidad de 1300 lúmenes cuando actualmente el Monumental cuenta con solo 300 (sistema que se encuentra desde la inauguración del Estadio), lo que implica un cambio general en todo el cableado del escenario deportivo.

Te podría interesar:   Banguera: "En cualquier momento lo haré y regresaré a BSC"

Además, las luces de ese tipo que pide CONMEBOL no se comercializan aquí en el país, por lo cual deberán realizar un proceso de importación que implica más trámites, costos y demoras.

En BSC están tratando de agotar todas las instancias posibles con la CONMEBOL, de hecho se planteó el jugar en horarios de la tarde, pedido que fue rechazado. Entonces, en el caso que se ratifique el impedimento sobre el Monumental, la pregunta que queda en el ambiente es ¿Cuál sería la opción más óptima desde todos los puntos para que BSC sea local en la Fase 1 de la Copa? Desde acá, la respuesta es obvia: El Estadio Capwell.

¿Por qué el Capwell? La opción del estadio del Emelec sería la más conveniente desde el punto de vista logístico y deportivo además que el escenario si cuenta con la aprobación de CONMEBOL, pero lo más óptimo sería mantenerse en Guayaquil (el ‘Chucho’ Benítez no califica). Para eso, al club amarillo le tocaría dialogar con la dirigencia azul para poder llegar a un acuerdo y después hacerlo conocer a la CONMEBOL (tiene que ser con un mínimo de dos semanas de antelación según el Reglamento)

Te podría interesar:   #QuédateEnCasa Piñatares: "Juntos somos más fuertes"

Además, el mover el partido a otra ciudad (como por ejemplo Quito), complica el detalle logístico como el permiso que debe dar CONMEBOL, el aspecto de mayor gasto económico y sumado al factor deportivo en donde jugar el partido de vuelta en una condición diferente como la altura no tendría mucho sentido.

¿Qué pasa si BSC no presta un estadio para jugar? Sencillo, perderá los puntos. La directiva actual está trabajando en tratar de persuadir a CONMEBOL hasta el último pero seguramente también contemplan alguna posibilidad de un «plan B».