COMPARTIR:

Fuente: Diario AS

El mejor equipo ahora mismo y el peor adversario posible. La euforia lógica y el elogio unánime que rodean al Liverpool define su estado de efervescencia. Bajo las mismas coordenadas con las que triunfó en la pasada Champions, acaricia la Premier por primera vez en su historia y no le ha importunado el peaje que ha tenido que pasar en la fase de grupos, clasificándose en el último partido en Salzburgo. Klopp es la cara del cambio histórico del club red, venido a menos durante esta década hasta su llegada.

Te podría interesar:   "Mientras todos celebraban, yo estaba encerrado en un cubículo con Messi"

Todo el mundo conoce cómo juega el Liverpool, pero nadie encuentra un antídoto ante un bloque enérgico, imponente en las transiciones y atento en la cobertura. El 1-4-3-3 de Klopp y un once repetido, salvo lesiones o pequeños matices, labran su confianza. Alisson se ha colocado en la terna de mejores porteros, Van Dijk demuestra ser el mejor central del momento, los laterales Arnold y Robertson descollan en ataque y Fabinho pone orden y despliegue con la escolta de Henderson y Wijnaludm. Pero lo mejor de su repertorio se asienta en un tridente dominador, irrefrenable y afilado. Salah, Firmino y Mané se entienden a la perfección, estando los dos africanos a un nivel superior, y desbordan a cualquier organización defensiva. Con meritorios de lujo como Milner, Keita, Shaqiri y Origi, los recursos de Klopp son innumerables.

Te podría interesar:   (VIDEO) Klopp: "Mi opinión del coronavirus no es importante"

Virtudes

El contraataque. Nadie corre tanto y mejor que este equipo. Exige las vigilancias y el repliegue perfectos de los equipos contrarios.

El empuje. La intensidad y coordinación en la presión desnaturaliza la salida de balón rival.

Defectos

Al límite. Ha ganado demasiados partidos en los últimos minutos este curso. Es una muestra de personalidad, pero la moneda no siempre sale cara.

Te podría interesar:   El Manchester City-Real Madrid, suspendido

A domicilio. Lejos de Anfield no se comporta con la misma fiabilidad, aunque no modifica su forma de jugar.

Estrella: Mohamed Salah (27 años)