COMPARTIR:

Fuente: Mundo Deportivo

No hay mal que por bien no venga. Entre las prioridades de Bale (Gales, golf y Madrid, por este orden) y el titubeante inicio de temporada del lesionado Hazard (ha marcado un gol y ha dado una asistencia menos que Ter Stegen ), Vinicius volvió a ser titular ante el Espanyol. Después de unas semanas donde el extremo había quedado fuera de la lista y eclipsado por otro compatriota más joven y más goleador como Rodrygo Vinicius ha vuelto al equipo y demuestra, a cada balón, lo mismo que enseñó la temporada en cada partido contra el Barça, que es rematadamente bueno. Vinicius no es Robinho . Se parece más a Neymar . Desequilibra. Se va de todos por fuera y por dentro, y tiene velocidad endiablada. De momento, ni Benzema aprovecha sus asistencias ni él mete los goles que debería marcar. A la que se calme un poco dentro del área, los meterá. Pronto estará entre los mejores, en todas las galas. En su día, en la subasta entre Barça y Madrid, Florentino se llevó el gato al agua pagando el gusto y las ganas por una perla de 16 años. La operación total le costó al Madrid unos 60 millones. Demasiado para un cara o cruz. Pero ha salido cara, aunque la prensa merengue y la afición parece que la tienen tomada con él. No lo entiendo. Es un crack. Marcará las diferencias durante muchos años.

Te podría interesar:   Sevilla espera el "Sí" del Milan para llevarse a Suso