COMPARTIR:

Fuente: Mundo Deportivo

Ivan Rakitic (31 años) está viviendo una temporada muy agitada en lo profesional y en lo emocional. De saberse una de las debilidades de su entrenador, Ernesto Valverde, en sus dos primeras temporadas en el banquillo, a partir del mes de agosto el croata empezó a saberse transferible y, además, perdió su condición de titular fijo para pasar a ser suplente habitual y jugador con el cartel de transferible colgado del cuello, con el mercado de invierno como horizonte claro de salida para él y para el club. Pero en cuestión de dos semanas su situación ha dado otro vuelco y, tras la amargura y la tristeza vividas, ha vuelto la alegría.

Rakitic lleva tres partidos de titular, saldados con tres grandes victorias ante Borussia DortmundAtlético de Madrid Mallorca, y en el club han cambiado su mirada hacia él. La nueva situación es que ahora ya no está en venta cuando hasta hace poco se hacían cábalas sobre cuánto se podría sacar con él en el mes de enero. Hace falta dinero, es obvio, pero la prioridad es enderezar de una vez el rumbo del equipo y la entrada de Rakitic le ha dado consistencia, aplomo, agresividad y saber estar. De ahí el cambio de mentalidad con el croata. Ya no se piensa en traspasarle sino en que aporte la profesionalidad a prueba de bomba que ha mostrado siempre, y más últimamente, y su oficio en una medular en que el tercer hombre tras Busquets De Jong no se ha consolidado. Arthur, por ejemplo, empezó bien pero se ha diluido, lastrado por la irregularidad, los problemas físicos (los últimos, de pubis) y los rumores sobre una vida social intensa. En ese contexto ha emergido la figura de un Rakitic que ni se esperaba su ostracismo inicial ni su rehabilitación en las últimas dos semanas.

Te podría interesar:   El Barça deja en manos de Setién la decisión de fichar en este mercado

Descabalgado en agosto

La travesía del desierto empezó para Rakitic en verano. La llegada de Frenkie de Jong se lo llevó por delante aunque Ivan creía que el holandés no llegaba para ocupar su puesto, tal como dijo en una entrevista con Mundo Deportivo en mayo. Pero así fue. Además, Valverde había decidido seguir en el Barça tras el naufragio de Anfield pero con el compromiso pactado con la directiva de oxigenar el equipo titular con juventud . Y la apuesta para la nueva medular pasaba por el casi intocable Busquets, una institución en el club, el esperanzador De Jong y un Arthur del que se esperaba un paso adelante en tareas ofensivas para dar y meter más goles.

Te podría interesar:   Hazard ya entrena con balón

Rakitic ya empezó a temerse lo peor en el tramo final de agosto mientras ni Valverde ni el club se cerraban a un traspaso tanto en público como en privado. El croata pasó del PSG pero fantaseó con la Juventus, aunque finalmente su salida no cuajó. Y a partir de septiembre comenzó su calvario. Valverde le recetó banquillo y más banquillo y tanto los ejecutivos deportivos como los directivos ya hablaban abiertamente de una venta en enero si alguna oferta satisfacía las pretensiones del club. A año y medio de acabar contrato (concluye en 2021), sacar por Rakitic 30 millones en el mercado de invierno no se veía nada mal. Inter Juve peguntaron por él y se le vinculó al Atlético. Mientras, Ivan sufría e incluso se atrevió a explicarle a Valdano que se sentía tan triste como un niño al que le habían quitado su juguete favorito, la pelota. Ahora se la han devuelto y puede quedarse aunque él también tendrá algo que decir y aceptar seguir donde no han contado con él durante tres meses.

Te podría interesar:   1.005 pases del Barça, pero sólo 203 hacia delante