COMPARTIR:

Fuente: Mundo Deportivo

Dos cambios en cuatro días. Contra el Montpellier Mbappé fue sustituido en el minuto 90 ganando su equipo 3-1. Un cambio ilógico e inusual si es que no quieres enviar un mensaje claro que Kylian captó: el entrenador trata a Mbappé más como un juvenil que como una estrella. Así es como se siente el delantero francés, señalado por su entrenador, que espera mucho más sacrificio, dedicación y entrega de su jugador franquicia.

Mbappé se siente una estrella y quiere que se le trate como tal. A Messi nunca le cambian en el FC Barcelona. Tampoco a Cristiano Ronaldo. En cambio, él no tiene esa misma consideración por parte de su entrenador. Y su percepción es real.

Te podría interesar:   (VIDEO) El PSG goleó al Mónaco en la Liga de Francia

Tuchel cree que tiene que seguir educando a Mbappé para que no se pierde en el mismo mundo en el que cayó Neymar desde que llegó al Paris Saint Germain. Piensa Tuchel que Mbappé aún tiene mucho que aprender y que tiene que esforzarse mucho más, comprometerse mucho más con sus compañeros y el club. Cree Tuchel que debe ser justo con su vestuario y premiar a quien realmente se merece estar en el equipo, sin importarle lo que el club pagó por él o lo que ingresa cada minuto de su vida deportiva. Considera a Mbappé un futbolista descomunal pero que necesita cambiar su forma de actuar para no quedarse en promesa del fútbol mundial.

Te podría interesar:   Cavani se despide en París

Leonardo, Director Deportivo del PSG, es el que más está sufriendo esta situación. Sabe que la relación entre Mbappé y Tuchel no mejorará y que tendrá que escoger. Sabe que el enfado de Kylian no es la mejor forma para encarar la renovación de su contrato, uno de los objetivos de la sociedad. Entiende Leonardo que todo este ‘ruido’ sólo favorece al Real Madrid y al deseo de Florentino de ayudar a sus amigos qatarís en caso de que Mbappé se convierta en un problema.

Te podría interesar:   Neymar: "Rodrygo y Vinicius van a ser mucho mejores"

Neymar no es la mejor influencia para Mbappé. La rebeldía de Ney y su nulo feeling con Tuchel se contagia. El vestuario del PSG está dividido entre los que no soportan las actitudes de las dos estrellas (con Cavani a la cabeza) y los cracks, que arrastran al entorno más brasileño. Una situación que no es la ideal.