COMPARTIR:

Fuente: Mundo Deportivo

Karim Benzema no soporta la ansiedad de Vinicius. No aguanta que juegue a fútbol como si fuera 6 veces Balón de Oro y tuviera que decidir él cada jugada. No entiende que Viniciu s no respete las jerarquías del equipo y juegue para la galería: tiene que regatear y rematar, para marcar él. No comprende que Vinicius juegue para demostrarle al mundo que es el sucesor de Neymar en vez de pensar que lo importante, lo único esencial, es ganar partidos para el Real MadridVinicius se fue por velocidad en seis ocasiones, superó en siete unos contra uno peligrosos, remató dos veces a la portería de Diego López, buscó a Valverde y en una ocasión dio una asistencia a Benzema. Una ocasión. Insuficiente para Karim.

Te podría interesar:   Sergio Ramos puede estar 15 días de baja

Benzema no admite que después de dedicarle Zidane tanto tiempo en los entrenamientos, Vinicius llegue el partido y se dedique a hacer filigranas que provocan un ‘ooooh’ en la grada pero que queda en nada. Zidane se empeña en trabajar con el brasileño la finalización de las jugadas, se ocupa de darle claves para ser paciente, para escoger con inteligencia la mejor opción. Ve Zizou a Vinicius alterado, ansioso, desesperado por ser el mejor, atropellado. Quiere el entrenador que piense para que tome la mejor decisión en el campo. Pero precisamente de eso se quejó Benzema en el partido contra el RCD Espanyol. “Levanta la cabeza”, le decía continuamente Benzema a Vinicius tal como captaron las cámaras de ‘El Golazo’. Desde la grada se veía a Benzema enfadado con Vinicius, recriminándole que no jugase en equipo.

Te podría interesar:   OFICIAL: un partido de sanción a Valverde por su falta a Morata

Vinicius no levanta la cabeza. No busca a sus compañeros. Coge el balón y quiere firmar la jugada del año. No ha superado su ansiedad de cara a gol, tiene prisa por ser importante en el Real Madrid y no entiende que esta ansiedad es su peor enemigo.

Casemiro intenta marcar su juego. Habló con él en el vestuario y antes del partido, estuvo pendiente del joven brasileño durante el encuentro, pero Casemiro sabe que el gen del brasileño es dar espectáculo y que dificilmente podrán ‘europeizar’ el juego de Vini tan rápidamente. Entiende las quejas de Benzema, pero le pide paciencia.

Te podría interesar:   Sevilla espera el "Sí" del Milan para llevarse a Suso

Es distinto el delantero francés con Rodrygo, un futbolista más centrado y menos obsesionado con deslumbrar. Benzema entiende que Rodrygo si suma en el Real Madrid mientras Vinicius desespera. Sí, a la afición del Real Madrid le encanta la electricidad de Vini, sus gambeteos, que sea capaz de dejar en evidencia a cualquier defensa. Pero juega solo, y el fútbol es un deporte de equipo. Más si el que lo interpreta es Benzema.