COMPARTIR:

Fuente: Mundo Deportivo

A la espera de lo que ocurra en Mestalla el próximo domingo, el Real Madrid afronta el Clásico del 18 de diciembre en su mejor momento de los últimos meses. Tras una pretemporada y un arranque de curso en los que el equipo de Zidane dejó un reguero de dudas y la preocupante sensación de carecer de rumbo (no hay partido más sintomático que la desastrosa derrota por 3-0 en el Parque de los Príncipes), el Madrid ha encontrado la senda de la regularidad y un sistema de juego reconocible, dos ventajas sustanciales con las que no pudo contar durante toda la campaña pasada.

A pesar del buen momento que atraviesan los blancos, en el Camp Nou se miden al equipo que mejor ha sabido explotar sus debilidades a lo largo de las últimas temporadas. Analizamos los fortalezas y las flaquezas del Real Madrid de cara al Camp Nou.

FORTALEZAS

Confianza colectiva y mejora individual

La última derrota del Madrid tuvo lugar en Son Moix el pasado 19 de octubre. Desde entonces los blancos suman dos empates (Betis y PSG) y siete victorias, logradas en gran medida gracias a los ajustes que ha hecho Zinedine Zidane en la pizarra y a la mejoría del nivel individual de casi todas sus piezas: desde Courtois hasta Hazard (baja en el Clásico por lesión), pasando por VaraneCarvajalRamos y Kroos, prácticamente todos los futbolistas han ido mejorando sus prestaciones con el transcurso de la jornada.

Si el fútbol es un estado de ánimo y las victorias llaman a las victorias, no hay duda de que el Real Madrid ha empezado a encontrarse en cuanto han llegado los resultados. Los partidos buenos que no acabaron en victoria (Villarreal, Valladolid, Atlético de Madrid, Betis) han dado paso a partidos menos brillantes en los que los blancos han ganado casi por inercia, como ha ocurrido ante Alavés (1-2) y Espanyol (2-0).

Te podría interesar:   9/9: Zidane no sabe lo que es perder finales

Amplitud de plantilla

El ojo clínico del francés para detectar el talento precoz también ha influido en el salto de calidad que ha dado el Madrid de un tiempo a esta parte. La explosión de Rodrygo en la delantera y la consolidación de Valverde como uno de los pilares en la medular han permitido a Zidane tener más margen de maniobra para encontrar un sistema estable. El entrenador galo siempre insiste en que quiere tener a todos los jugadores enchufados y, cada semana, los que jugadores que entran en las rotaciones le dan la razón: de los jugadores sanos, solo Jovic y Brahim están teniendo problemas para entrar en los planes de Zidane.

Versatilidad táctica

Cuando parecía que el Madrid había encontrado la estabilidad en el 4-3-3, Zidane sorprendió ante el PSG dando entrada a Isco para ‘romper’ la delantera y jugar con 4 centrocampistas. A pesar del empate final, el Madrid cuajó su mejor partido del curso: tuvo la posesión, fue vertical, acumuló muchas ocasiones de gol y minimizó cuanto pudo los peligrosos contragolpes del rival.

La sensible ausencia de Hazard en el Clásico puede jugar a favor de Zidane a la hora de sorprender la Barça con el planteamiento inicial: Vinicius y Rodrygo pueden acompañar a Bale y Benzema en la delantera o bien puede entrar Isco para hacer de cuarto centrocampista y dotar al Madrid de más dominio a partir de la posesión.

Te podría interesar:   (VIDEO) CON TRANQUILIDAD: El Madrid, a octavos de la Copa del Rey

La defensa, cada vez más engrasada

El Real Madrid solo ha encajado 4 tantos en los últimos nueve partidos, síntoma de la que la fragilidad defensiva de comienzos de curso parece que ya es historia. El paso adelante que ha hecho Courtois y el salto de nivel que han dado Ramos, Varane y Carvajal son la base de la mejora de la retaguardia blanca. También ha tenido mucho que ver en ello la mayor solidaridad de todo el equipo, especialmente en lo que se refiere a la presión y al trabajo sin balón.

PUNTOS DÉBILES

La baja de Hazard

La ausencia de Hazard es la peor noticia para el Madrid de cara al Clásico. El futbolista belga estaba recuperando su mejor nivel y su asentamiento en el sistema iba cada vez a mejor. Además de su desborde y desequilibrio, su capacidad para atraer rivales abría las puertas para que sus compañeros encontraran con más facilidad posiciones de peligro. La baja del belga deja al equipo blanco muy cojo en ataque y a Benzema sin uno de sus mejores socios.

‘Benzemadependencia’

Karim Benzema se ha convertido en el gran referente del Real Madrid desde la marcha de Cristiano Ronaldo. El curso pasado fue uno de los pocos que mantuvo el tipo en el naufragio general y en este está liderando el ataque blanco. Suma 15 goles y 7 asistencias en toda la temporada (11 goles y 5 asistencias en Liga) y su influencia en la parcela ofensiva es vital para un Madrid al que le faltan recursos para hacer daño si el ‘9’ no tiene el día. Si el Barça es capaz de anular a Benzema, el Madrid lo tendrá mucho más complicado para encontrar los caminos al área de Ter Stegen.

Te podría interesar:   Zidane: “Fede hizo lo que tenía que hacer”

Un Madrid ‘verde’

Hasta tres jugadores del Real Madrid podrían estrenar titularidad en un Clásico el próximo 18 de diciembre. Si las lesiones obligar o así lo de decide Zinedine Zidane, Rodrygo, Valverde y Mendy debutarían en el once en un partido contra el Barça. El centrocampista uruguayo es el único de los tres que sí sabe lo que es jugar contra el eterno rival: el curso pasado entró por Casemiro en la segunda parte en la vuelta de las semifinales de la Copa del Rey (0-3) y repitió en Liga (0-1). El charrúa se ha hecho un hueco en el once y tiene muchos números para repetir en el Camp Nou.

Quienes sí debutarían en un Clásico son Mendy y Rodrygo. El lateral francés entrará en el once si Marcelo no se recupera a tiempo de su lesión y Rodrygo se disputará un hueco en la banda derecha del ataque blanco con Gareth Bale.

Estas tres piezas ‘nuevas’ contrastan con la experiencia del Barcelona, que solo presentará dos caras nuevas: De Jong y Griezmann. El holandés y el francés debutarán en el Clásico pero ya saben lo que es jugar contra el Real Madrid.