COMPARTIR:

Fuente: StudioFútbol

Los últimos meses en Guayaquil City han sido críticos, pues hay sueldos atrasados; y la situación es peor, pues no accedieron a los playoffs de la Liga PRO Banco Pichincha.

Hace varias semanas, Iván Hurtado (presidente de AFE) denunció en una entrevista que ‘El Equipo de la Ciudad’ debió ser sancionado hace meses por deudas, pero no pasó nada.

Este medio pudo conocer que los atrasos de sueldos en el club no son de ahora, lleva algún tiempo; pero últimamente, los jugadores se han visto más afectados.

Te podría interesar:   ¿Gabbarini ecuatoriano?

Fuente cercana a AFE nos manifestó días atrás que llegó un reclamo por parte del portero Gonzalo Valle. Ese oficio llegó a FEF y Liga PRO; sin embargo, no se nos ha reportado si el tema ha tenido solución.

Otro futbolista, quien lo más seguro es que fiche por otro equipo para 2020, pero prefiere no ser mencionado, nos aseguró que se intenta localizar a los dirigentes, pero que a veces no contestan los mensajes y no hay una solución certera.

Te podría interesar:   Gabbarini: "No hay síntomas de Covid-19 en a delegación de LDU que viajó a Brasil"

Y en las últimas horas, Marcos Cangá reveló en RADIO SUCRE: «Me tienen casi un mes que me van a pagar tal día, llega esa fecha y me dicen que no hay dinero… llamo al presidente del club y tampoco no contesta».

Después, agregó: «Dicen que nos van a pagar el próximo año… Me deben 3 meses, préstamo y prima. Debo casi dos meses de arriendo, no sabemos como vamos a pasar estas fechas (Navidad) con la familia».

Te podría interesar:   Médico de LDU aclaró que no han hecho pruebas de coronavirus al plantel

Para terminar, Cangá sentenció: «Me están debiendo $35.000 (3 meses y primas) y me prometieron pagar $5.000 este mes y el resto el próximo año».

El club entrenó hasta el viernes pasado. La pretemporada del club ciudadano arrancará el 6 de enero, así lo pudo conocer este medio. Debido a la crisis, lo más lógico es que este año no entrenen fuera del país previo al arranque de la Liga PRO 2020.

Nota de: Víctor Loor Bonilla