COMPARTIR:

Fuente: INFOBAE

Una micrófono oculto dejó en evidencia los oscuros manejos del fútbol europeo y en esta ocasión el implicado de manera indirecta fue el ex entrenador Sir Alex Ferguson.

La reportera Claire Newell, del Daily Telegraph, se hizo pasar por una mujer de negocios que representaba a una compañía falsa interesada en invertir en el fútbol inglés. Así logró una reunión con los agentes Giuseppe “Pino” Pagliaray y Dax Price, entre otros. Esta investigación llegó a la corte en donde actualmente ambos, y junto a varios representantes más, están siendo juzgados por sus actos.

Te podría interesar:   (VIDEO) Old Trafford vibró con el cumpleaños de Ferguson

Fueron ellos justamente quienes, sin saber que estaban siendo grabados, develaron varios secretos que exponen cómo las figuras del fútbol del Viejo Continente caminan por la sombra de la ilegalidad.

“Hacia el final de la reunión, Pagliara se lanzó a lo que solo podría describirse como una diatriba de Sir Alex Ferguson, acusándolo de haber conspirado con Pagliara para arreglar el resultado de un partido de fútbol entre la Juventus, un club con el que Pagliara estaba asociado, y el Manchester United en la Liga de Campeones por el cual Pagliara le había agradecido con un reloj Rolex de oro de 30 mil libras”, dijo ante el tribunal Brian O’Neill, uno de los agentes que está siendo juzgado actualmente.

Te podría interesar:   Ferguson desafía a Neymar

Pero no sólo eso, sino que además el ex entrenador escocés recibió dinero en el fichaje de un futbolista: “Pagliara acusó a Sir Alex Ferguson de haber tomado dinero como parte de los acuerdos de transferencia”.

Más allá de estas declaraciones, el propio Pagliara se declaró inocente de haber pagado y de haber facilitado el pago de sobornos. Por lo que el juicio seguirá y en unos días será su turno de defenderse.

Te podría interesar:   "¿Guardiola de vuelta al Bayern? Nada es imposible..."

Con respecto a la acusación que ahora pesa sobre Ferguson, el director técnico que estuvo al frente del Manchester United entre 1986 y 2013 aún no se refirió a lo sucedido y, aunque se conoce que el hecho sucedió ante la Juventus, se desconoce de qué partido se trata.