COMPARTIR:

Fuente: StudioFútbol

Miller Salazar, presidente de Macará de Ambato, dialogó esta mañana con los colegas de LAS VOCES DEL FÚTBOL de ÁREA DEPORTIVA FM acerca de la polémica entre Cifuente y los clubes Macará y Barcelona.

“Voy a tratar de ser corto y muy directo, no le fue bien a John Jairo (en el Pyramids de Egipto), se hizo la rescisión de contrato, el representante de él y que maneja todo esta tema es Diego Herrera. Conversé con Diego y cuando se dio la rescisión de contrato, se habló de que juegue en algún equipo de Europa o de otro país del exterior”, expresó el directivo del ídolo ambateño.

Te podría interesar:   BRILLARON EN CASA AJENA: Emelec goleó 3-0 a BSC

“Hay mucha plata de por medio y el jugador decidió no jugar en ningún equipo extranjero y jugar en el país, él tenía su pase libre, pero en un convenio con Diego necesitaba un equipo para registrarlo y que no quede libre. Por la relación que tiene con Macará, se prestó para ello, pero hoy conozco que se van a reunir con la gente de Barcelona y van a tratar de arreglar el problema”, agregó.

Te podría interesar:   MAL INICIO: Deportivo Quito igualó de manera sorpresiva ante Trikis Mokis

“Me parece insólito que si un jugador que tiene su representante, vaya por encima de él y firme otro contrato. Hay mucha plata de por medio y espero que se llegue a una solución para que las cosas queden en paz. Si el jugador actúa bien con su representante, que es el representante de Macará (Diego Herrera), manejaremos las cosas de la mejor manera. Si asume otra actitud haremos prevalecer el contrato que tiene firmado con Macará”, agregó.

Te podría interesar:   ¡ATENCIÓN! Plantean torneo de 18 equipos y desaparición de la "Serie B"

Finalmente, Salazar sentenció: “El tema pasa por la mentalidad tan frágil que tienen algunos jugadores del fútbol ecuatoriano, no solo Cifuente. El jugador viene mañana, consigue un pase, hace su dinero, tiene su plata y piensa que puede hacer lo que le da la gana. Tiene que respetar los acuerdos. Hoy se reúnen y vamos a tratar de arreglar el problema. Hay que poner un tope, no se pueden violar los reglamentos. Tenemos un as bajo la manga porque hay un contrato firmado por 2 años”.