COMPARTIR:

Fuente: Mundo Deportivo

Los jugadores del Arsenal Mesut Özil Sead Kolasinac se han visto envueltos involuntariamente en una guerra entre bandas criminales rivales. Ambos jugadores se perdieron el estreno del Arsenal contra el Newcastle por motivos de seguridad, sigue sin conocerse su paradero y, según desvela el Daily Mail, el alemán ha contratado patrullas de miembros de seguridad con perros las 24 horas del día en los alrededores de su vivienda.

Te podría interesar:   Falleció José Luis Brown, campeón del mundo en 1986

Todo empezó el pasado mes de julio, cuando unos miembros de una banda local intentaron robar los relojes a los dos jugadores del Arsenal en Londres. Estos evitaron el robo, en parte gracias a que Kolasinac no se amedrentó pese a que uno de los delincuentes tenía un cuchillo de grandes dimensiones, y una banda de gángsters rival procedente de la Europa del Este avisó a los ladrones que los dos cracks estaban “fuera de sus límites”.

Te podría interesar:   La afición se harta: pancartas e insultos contra Neymar

La reacción de la banda local fue elevar sus amenazas y prometer robar “todo lo que tienen” tanto a Özil como a Kolasinac, cuya mujer ha abandonado Inglaterra para volver a Alemania por la inseguridad. La semana pasada dos hombres fueron detenidos fuera de la casa de Özil en el norte de Londres antes de que éste elevara las medidas de seguridad. Por su parte el defensa alemán de origen bosnio compartió una foto sonriendo con Mesut asegurando que están bien y el club espera que se reincorporen al cuadro de Unai Emery cuanto antes, pero aún no hay una fecha determinada para este insólito caso que parece salido de un guión de película.

Te podría interesar:   LO TIENE DECIDIDO: Özil rechaza al Arsenal para irse al United