COMPARTIR:

Fuente: Diario Olé

El 8 de diciembre del 2018, el Chelsea recibió en Stamford Bridge al Manchester City dirigido por Pep Guardiola. En un momento del partido, Raheem Sterling, delantero del City, fue a buscar una pelota cerca de una de las plateas y recibió insultos racistas de parte de algunos hinchas locales. Algo que fue denunciado por el propio futbolista luego del encuentro. Este martes, casi ocho meses después, el Chelsea comunicó la drástica y ejemplar medida que tomó tras investigar el caso: el individuo que no fue identificado de manera pública fue expulsado de por vida del club por lo que no podrá asistir más a Stamford Bridge. Además, otras cinco personas fueron suspendidas temporalmente para ver partidos del Chelsea por un tiempo entre uno y dos años. 

Te podría interesar:   LIDERADOS POR VARDY: Leicester goleó y se mantiene como escolta

Luego de aquel incidente, la Policía inglesa había abierto una investigación en paralelo al propio estudio hecho por el club. Las autoridades de la Policía decidieron no incriminar a los acusados de cargos criminales pero el Chelsea sí tomó la medida de carácter cívico. «El incidente cruzó la línea de lo aceptable. No hay lugar en Stamford Bridge para el abuso racial y no se considera que un curso de educación para rebajar el castigo sea apropiado», reza el comunicado oficial.

Te podría interesar:   (VIDEO) ¡UNA MALA TARDE! El terrible error del arquero del Chelsea