COMPARTIR:

Fuente: Diario Olé

A siete meses de la definición de la Copa Libertadores en el Santiago Bernabéu, la final se siguió jugando este martes, nuevamente en Madrid. A unas 37 cuadras del estadio del Real (algo más de 10 minutos en auto), en el edificio Murano, la moderna sede de la Liga de España, tuvo lugar la primera de las dos audiencias entre River y Boca frente al TAS. Daniel Angelici, quien causó revuelo por haber llegado en un taxi "de River" y Rodolfo D’Onofrio, presidentes de ambos clubes, estuvieron frente a frente pero no tomaron la palabra.

Te podría interesar:   La Bombonera sufrió una amenaza de bomba

Las dos posiciones fueron presentadas por los equipos abogados de los clubes, ambos de firmas españolas (River está asesorado por Senn-Ferrero y Boca por Pintó-Ruiz). Primero tomaron la palabra los representantes legales del Xeneize, luego hablaron las autoridades de la Conmebol y finalmente hicieron su descargo los defensores del Millo. A través de una videoconferencia, Pablo Pérez y Carlos Tevez eran dos de los testigos pautados para declarar.

Te podría interesar:   “¿River? Si no pasamos los cuartos, no pasamos a semis...”

Al cabo de la primera audiencia, ninguno de los protagonistas realizó declaraciones al retirarse y la disputa frente al TAS entre River y Boca, al igual que ocurrió en la cancha, se fue al alargue. Este miércoles tendrá lugar la segunda de las sesiones, y si bien el dictamen no estará antes del viernes (incluso podría estirarse varios meses), se espera que al menos pronuncien sus impresiones sobre la resolución del caso.

Te podría interesar:   (VIDEO) "Si Boca viene tres días a Quito, pierde fácil"