COMPARTIR:

Fuente: Mundo Deportivo

Liverpool Tottenham, rivales en la final de la Champions League, se unieron para redactar una declaración conjunta para pidiendo a los patrocinadores que entreguen parte de las entradas para poder asistir al partido el próximo 1 de junio en Madrid.

El problema de las entradas es una de las mayores polémicas de esta final. Ambos clubs habían recibido unas 16.600 entradas para la final, que se jugará en un estadio con capacidad para 63.500 aficionados, una oferta muy por debajo de la demanda.

Te podría interesar:   (VIDEO) ¡TER STEGEN SALVÓ AL BARÇA! Atajó un penal a Reus en la Champions

“Spirit of Shankly y Totteham Hotspur Supporters (los dos grupos de aficionados independientes del Liverpool y Tottenham), piden a los principales patrocinadores de la UEFA Champions League que entreguen alguno de las entradas que recibieron para la final en la zona de ambos clubs”, rezaba el comunicado conjunto, que continuaba diciendo que “pedimos a Nissan, PlayStation, Gazprom, PepsiCo, Banco Santander, Mastercard, Heineken y expedia Group que ayuden a reequilibrar la distribución injusta actual, lo que significa que los aficionados de los dos finalistas han recibido menos de una cuarta parte de las entradas”.

Te podría interesar:   (VIDEO) SOBRE LA HORA: El Inter se salvó de un 'papelón' ante el Slavia Praga