COMPARTIR:

Fuente: elespectador.com

El arquero venezolano Wuilker Fariñez no para de recibir elogios por su notable actuación en el juego de este fin de semana entre Millonarios y Nacional. Fue el responsable del empate con apariciones trascendentales.

La triple atajada del portero azul le ha dado la vuelva al mundo. En el minuto 85 el conjunto verdolaga intentó romper la paridad pero se encontró con el arquero de la vinotinto. Primero atajó un remate a quemar ropa de Cepellini, luego con la rodilla sacó el rebote que había quedado en el área, y por si acaso, ya que la jugada estaba invalidada, paró con su cuerpo el tercer disparo.

La excepcional intervención del cancerbero de 21 años fue celebrada como un gol por El Campín. Corearon su nombre como si del autor de un gol de título hubiera sido. Y para la FIFA esta acción no pasó en vano y la destacó en sus redes sociales.