COMPARTIR:

Fuente: Mundo Deportivo

La crisis del Real Madrid tras su eliminación de la Copa del Rey y casi quedar fuera de La Liga con el mismo rival (FC Barcelona), ayer tuvo la gota que derramó el vaso con la eliminación de la Champions ante el Ajax en el Bernabéu. Pero la crisis es producto de muchos factores y varios son los protagonistas de la situación que vive el Real Madrid:

FLORENTINO PÉREZ: El presidente del Real Madrid, tras la marcha de Cristiano Ronaldo el pasado verano, optó por no fichar a un delantero goleador para suplir al portugués. Confió en que Bale, Benzema y Marcos Asensio harían olvidar a Cristiano, pero su apuesta ha fallado y lo ha pagado el equipo. Su obsesión por la reforma del Santiago Bernabéu también influyó a la hora de no gastar en fichajes el verano pasado. A última hora, fichó a Mariano para contentar a un Lopetegui que se pasó todo el tiempo pidiendo a un delantero centro. Lo que sí le ha salido bien es Vinicius que al final ha respondido, a pesar de su falta gol, a las expectativas que Florentino Pérez puso en él. Además se lo cuestiona por no en vez de traer un remplazo de CR7, trae un arquero menos preciando el trabajo ya hecho por Keylor Navas siendo clave en el tricampeonato.

SOLARI: El argentino fue el recambio de Lopetegui en el banquillo blanco porque era de lo poco que le quedaba a Florentino Pérez tras recibir el ‘no’ de varios entrenadores. Desde el primer día, Solari mostró que es un hombre de club y dio juego a Vinicius, como reclamaban las altas esferas blancas. El técnico defendió a Bale desde el inicio, lo que le ha acabado distanciando del vestuario. Apostó por alinear a los que más méritos estaban haciendo y no por los nombres dejando en el banquillo a Marcelo, Marco Asensio, Casemiro y hasta a Bale, lo que provocó el enfado de algunos de estos jugadores por no jugar y también de los que jugaban por ver, como en el caso de Kroos. que algunos titulares iban a seguir jugando a pesar de baja forma. Incomprensible que sin gol deje Mariano en la grada, el único delantero centro puro de la plantilla.

Su principal enfrentamiento ha sido con Isco al que prácticamente ha apartado del equipo. Sí ha querido recuperar para la causa a Marcelo y Bale. Ha dado protagonismo a Marcos Llorente, Vinicius y Reguilón, jóvenes que han respondido. Y para culminar los problemas físicos le jugaron una mala pasada anque se lo cuestiona porque en 7 días solo realizo 1 cambio en 3 partidos de alta exigencia y en el partido con el Ajax se evidencio tras las lesiones musculares de Lucas Vazques y Vinivius.

LOPETEGUI: El entrenador vasco sacrificó el Mundial para fichar por el Real Madrid. No fue ni la primera ni la segunda ni la tercer opción para suplir a Zidane, pero aceptó el reto de entrenar al club blanco. Su mejor momento fue en Champions contra la Roma, pero el equipo blanco se vino abajo apenas un par de semanas después y fue incapaz de darle la vuelta a la situación. Con él empezó la crisis deportiva del Real Madrid que culminó con la eliminación en Champions.

Lopetegui, además, se puso en contra a la cúpula blanca por no apostar por Vinicius y por la forma física del equipo ya que en las altas esferas no entendían que hubiese apartado a Pintus, el preparador físico de Zidane. A todo eso hay que sumar que prefirió resignarse y no insistir en sus peticiones de la llegad de fichajes, especialmente un delantero centro contrastado para hacer olvidar a Cristiano.

SERGIO RAMOS: El capitán del Real Madrid no ha sido el líder del equipo en momentos clave de esta temporada, como en los Clásicos. Aunque lo peor es que ante el Ajax se permitió el lujo de forzar la amarilla en Amsterdam pensando que con el 1-2, el Madrid ya había superado la eliminatoria. Una decisión que se le volvió en contra tras el 1-4 en el Bernabéu. Aunque eso, ya de por sí malo, no fue lo peor. Lo peor fue que mientras sus compañeros caían en la Champions., él estaba filmando en un palco del Bernabéu un reportaje de su vida dentro y fuera del campo. Imperdonable su actitud justo cuando el Madrid decía adiós a la temporada.

BALE: El galés era el elegido por el club para coger el testigo de Cristiano Ronaldo, pero nunca ha sido capaz de tirar del carro. Con sus eternas lesiones, nunca ha tenido continuidad y cuando ha jugado, ha mostrado su calidad a cuentagotas. Aislado del equipo, está molesto con todo y con todos porque no para de recibir críticas y pitos por parte de la afición blanca. Además, no ha ocultado su enfado con Solari, uno de sus grandes defensores, por no ser titular o por no ser el primer cambio, como pasó ante el Levante cuando dejó de calentar porque Solari decidió que Valverde entrara antes que él.

MARCELO: El lateral y segundo capitán del Real Madrid está muy lejos de ser el jugador desequilibrante de otras temporadas. Su estado físico no era el mejor a la llegada de Solari y aunque mejoró algo, lo cierto es que futbolísticamente, Reguilón le ha pasado por la derecha y por la izquierda. Esta temporada ha sido uno de los puntos débiles de la ya floja defensa del Madrid y a Solari no le ha quedado más remedio que sentarlo. Una situación que no le gusta a Marcelo que ya ha hablado con el club para que si la situación sigue igual le faciliten la marcha este verano. Su destino sería la Juventus donde se reencontraría con Cristiano Ronaldo.

ISCO: El jugador andaluz pasó de fijo para Lopetegui a estar fuera del equipo con Solari con el que parece que hay algo personal. Isco ha bajado los brazos y ha optado por no luchar por ser titular como ya hizo y consiguió con Ancelotti y Zidane. Isco está esperando a final de temporada para decidir su futuro y ahora, sin nada que ganar, habrá que ver qué hace Solari con él y qué hace el propio Isco visto cómo está la situación del equipo.

COURTOIS: El portero belga llegó como uno de los grandes fichajes del pasado verano. La llegada de un nuevo meta era una obsesión de Florentino Pérez que pudo cumplir cuando se marchó Zidane que lo evitó para defender a Keylor. Lopetegui optó por no crear una guerra en la portería dándole minutos a Courtois y Keylor. Solari acabó con esas rotaciones y apostó por el belga que nunca ha sido el portero decisivo que parecía que era.