COMPARTIR:

Fuente: INFOBAE DEPORTES

Después de la partida de Paco Alcácer al Borussia Dortmund, la de Gerard Deulofeu al Watford y la reciente salida de Munir El Hadaddi al Sevilla, el Barcelona desea hacerse con un delantero en este mercado de invierno europeo para afrontar sin presiones la segunda parte de la temporada.

Con Lionel Messi, Luis Suárez y Philippe Coutinho (alternando con Osumane Dembélé) la titularidad en la zona de ataque está completa. Sin embargo, la directiva azulgrana pretende un futbolista que pueda salir desde el banco y marcar la diferencia cuando le toque entrar. Hay dos opciones, según la prensa española.

Te podría interesar:   ¿Real Madrid busca fichar a Pogba ante una potencial salida?

La primera opción y la que se continúa barajando, tal como indica Mundo Deportivo, es la llegada de Álvaro Morata. El delantero madrileño, que fue formado en las inferiores del equipo merengue y posteriormente ascendido al primer equipo, tiene muchas posibilidades de aterrizar en Barcelona.

Sin embargo, hay dos detalles que le pusieron un freno a la inminente llegada. El primero es la garantía de minutos. Según explicó el portal Sport, el español «quiere minutos garantizados para dar el OK». Eso se suma a la puja que mantiene la directiva culé con la del Atlético de Madrid por hacerse con sus servicios.

Te podría interesar:   ¿PODRÁ HACER HISTORIA FELIPAO? Lazio quiere ganar el Scudetto después de 20 años

En estas horas salió a la luz el nombre de un «tapado» que contaría con chances en el caso de no concretarse el fichaje de Morata. El mexicano Carlos Vela estaría en la mira del club, apuntó el programa ‘Que t’hi jugues?’ de la Cadena Ser. Al parecer el ex Real Sociedad y actual jugador de Los Angeles Football Club reúne las condiciones para vestir de azulgrana.

Te podría interesar:   DIO POSITIVO POR CORONAVIRUS: El presidente de Internacional lo confirmó

El tiempo se agota y el Barcelona deberá resolver todo lo relacionado a cuestiones de fichajes en los próximos días: Contratar un delantero o subir a un futbolista de las inferiores, una posibilidad que tampoco se descartaría.