COMPARTIR:

Fuente: Mundo Deportivo

Del 1 de mayo de 2005 al 13 de enero de 2019. De Raúl Valbuena(Albacete) a Asier Riesgo (Eibar). Del 1 al 400. Sigue creciendo la leyenda de aquel menor de edad de 17 años que se estrenó con su primer gol, una vaselina, en el Camp Nou tras una asistencia de Ronaldinho. Ahora tiene 31 años, una buena edad para lograr el gol 400 en la Liga en aquella misma portería aprovechando un servicio de Luis Suárez, recortando a un rival y marcando con un disparo cruzado. El brasileño fue su padrino en aquellos inicios ilusionantes, el uruguayo es su mejor amigo en plena madurez. Se cuida más que nunca, sigue perfeccionando su fútbol, mantiene la puntería de sus temporadas más efectivas. Comienza la carrera hacia el 500.

327 dianas las ha logrado con su pierna izquierda prodigiosa, con la que batió ayer al Eibar y con la que luego no pudo superar a Riesgo en una clara ocasión que no suele fallar. Se le vio incómodo ante la presión rival, pero incluso en sus días menos brillantes ve la luz. Con la pierna derecha, la que ha ido mejorando con los años, ha logrado 58, además de 14 con la cabeza y de uno con la mano de mal recuerdo porque aquel día el Barça perdió una Liga.

La media realizadora de Messi en sus 435 partidos de Liga es de 0,92 goles. Una barbaridad incomprensible para los que nacieron en otra época. El fútbol era una cosa antes del ‘10’, con cifras más humanas para la lógica del sentido común. Ahora es otra gracias al argentino, que hace fácil lo difícil y convierte lo imposible en posible. Hoy existe una generación que cree que lo de Messi es normal. Adolescentes que han crecido al ritmo de sus goles, incluso recientes mayores de edad que cuando marcó aquel primer gol al Albacete tenían 4 ó 5 años. No, lo de Messi no es de este mundo.

Además, ha repartido 159 asistencias. Ninguna ayer, pues Coutinho y Sergi Roberto sirvieron los goles a Luis Suárez. Le debe una al uruguayo. Pronto le recompensará.