COMPARTIR:

Fuente: StudioFútbol

Damián Manso es uno de los más grandes jugadores que ha tenido Liga de Quito, fue el conductor dentro de la cancha del equipo albo en el mejor año de su historia (2008) donde ganó la Copa Libertadores y llegó a la final del Mundial de Clubes. En un reportaje realizado por INFOBAE recordó su etapa como jugador de LDU como sus turbulentos inicios donde no jugó mucho pero el técnico lo respaldó

“El técnico, Edgardo Bauza, jugó un papel fundamental porque pidió que me dejaran hacer la pretemporada y que después viéramos lo que pasaba. Por suerte salió todo bien, me supo llevar. Dejamos de lado de dónde venía cada uno (Rosario Central y Newell’s)”, explicó Manso.

También habló sobre ese año espectacular: “Fue muy inesperado todo lo que pasó en la Liga. Ganar torneo, Copa Libertadores, salir subcampeón del Mundial de Clubes y perdiendo sólo 1-0 hasta con chances de empatarlo (frente al Manchester United), cuando todos decían que nos iban a golear… encima me eligieron como uno de los mejores jugadores de ese campeonato. Fue un año muy bueno y muy completo”.

Sobre la famosa foto del balón de bronce al mejor jugador del Mundial de Clubes, compartió podió con dos cracks mundiales: “Mis amigos me preguntan siempre qué se sintió estar ahí al lado de esos dos monstruos como Cristiano Ronaldo y Rooney, recibir el premio. Yo te soy sincero, en ese momento lo único que quería era irme a mi casa. Quizás porque veníamos acostumbrados a ganarles a todos, no sé. Tenía mucha bronca, quería estar en Rosario con mi mujer y mis hijos”.