COMPARTIR:

Fuente: AS

Sigue la catarata de apoyos a Koulibaly, que este miércoles sufrió ataques racistas en San Siro durante el Inter-Nápoles. El último, el del egipcio Mohammed Salah. "No hay sitio para el racismo en el fútbol. No hay sitio para el racismo en ningún lugar", ha escrito en su perfil de la red social Twitter el delantero del Liverpool, que de esta forma ha hecho públicos sus ánimos al jugador francés nacionalizado senegalés.

Te podría interesar:   Chelsea estaría negociando con Lampard

El central, afectado por la insultante situación, vio dos amarillas seguidas (minutos 80 y 81) y no acabó el partido ante el Inter. "Lo siento por la derrota y, sobre todo, por haber dejado solo a mis hermanos. Pero estoy orgulloso del color de mi piel. De ser francés, senegalés y napolitano: hombre", se disculpó a través de las redes sociales, aprovechando la ocasión para reivindicar sus orígenes.

Te podría interesar:   OFICIAL: Salah, descartado Vs. Barça

"Koulibaly estuvo alterado y nervioso por lo que le cantaban y eso no ha sido bueno para nosotros. La expulsión ha determinado el resultado. Pero tampoco es bueno para el Calcio. Hemos pedido tres veces que se suspendiese el partido,como recoge el reglamento. El chico estaba muy nervioso", lamentó Ancelotti, su entrenador. "Fue vergonzoso, le pido disculpas", ha manifestado Giuseppe Sala, alcalde de Milán. "En el mundo y en el fútbol, siempre quiero educación y respeto. ¡No al racismo y a cualquier ofensa o discriminación!", ha pedido Cristiano"Paz y amor. Orgulloso de nuestros colores. Mantente fuerte", le ha dicho el también juventino Matuidi.