COMPARTIR:

Fuente: Diario AS

Los que conocen a Bielsa dicen que es obsesivo con su trabajo. Esa obsesión le ha llevado a ganarse el apodo de Loco. Y después de escuchar a Benjamin Mendy el apodo no está muy alejado con la realidad. El ahora jugador del City estuvo a las órdenes del técnico argentino en su etapa en el Olympique de Marsella y sólo tiene buenas palabras hacia él, aunque también tiene anécdotas curiosas.

“Nos hizo mejores en Marsella. Además la forma de trabajar con sus ayudantes es importante. Si te dice que coloques un cono a diez metros y lo colocas a once puede que no vayas convocado al siguiente viaje del equipo. Su personal tuvo que trabajar muy bien durante la semana para poder viajar. Igual que los jugadores”, contó el lateral.

Prueba de ello fue el primer partido que dirigió Bielsa con el Marsella. “El primer encuentro de la temporada fue un amistosos. Fuimos solo con un médico. No llevamos entrenador asistente, nada. Ni siquiera vino una persona que hablara francés porque no hicieron bien su trabajo”, sentenció.