COMPARTIR:

Fuente: StudioFútbol

Esta noche se dio a conocer que el directivo Aquiles Álvarez renunció a la Comisión de Fútbol del Barcelona.

Nieto de un ex presidente de la institución, Álvarez llegó a Barcelona en octubre del 2015 al ser parte de la directiva comandada por José Francisco Cevallos y desde el inicio trabajó para armar un equipo competitivo.

Esto rindió sus frutos el año siguiente cuando Barcelona se coronó campeón con algunos récords en 2016, ese mismo plantel fue la base para hacer una gran Copa Libertadores en 2017 donde se llegó hasta las semifinales.

También en su gestión es de remarcar ciertas apuestas por elementos jóvenes como Darío Aimar, Félix Torres, Byron Castillo, Richard Calderón, entre otros. Hasta el momento se desconoce quien será su reemplazo en la dirigencia amarilla.

Te podría interesar:   (VIDEO) Rescalvo: "Prefiero perder como pasó hoy que ganar como lo hizo BSC"

En un video publicado en sus redes sociales, Álvarez manifestó lo siguiente:

"Llegamos en octubre del 2015, tuvimos que reestructurar el plantel… prácticamente empezamos desde cero. Contratamos jugadores importantísimos que no eran conocidos pero sabíamos de sus cualidades y los compramos muy baratos como el caso de Aimar, Arreaga, B. Castillo, B. Caicedo, Calderón y demás. Hay una base importante de jugadores que hoy aportan a la selección".

"En el 2016 conseguimos la copa, fue espectacular para BSC, rompimos todos los récords pero eso es consecuencia de un trabajo organizado que se hizo en su momento creando identidad futbolística. Contratamos en base al esquema que queríamos en BSC y eso nos dio el título. Le dimos estabilidad al cuerpo técnico. Trabajó tranquilo por estos tres años, tiene uno más de contrato y esperemos que lo termine. Se ha creado una estructura importante en la parte deportiva. Incluso Toreros (filial del Barcelona) está peleando en la Copa Ecuador".

"En 2017 fuimos semifinalistas de la Libertadores (después de 20 años), lamentablemente tuvimos 20 minutos fatales en el Monumental que nos costó. Destruímos y le ganamos a grandes equipos en Brasil. Recuperamos el respeto internacional por la camiseta de BSC. Nos vamos con esa espina de no haber sido campeones".

"En 2018 armamos un plantel importante para ser campeones, lastimosamente por muchos factores, entre esos, los problemas económicos de la parte legal en FIFA nos mermaron mucho y creo que sí influyeron en la parte deportiva del equipo".

"De todas maneras el balance en estos tres años es importante, se deja un patrimonio. El plantel tiene una base interesante y el próximo año no hay retocarlo mucho. Estoy seguro que los dirigentes que se queden y el nuevo presidente de la Comisión de Fútbol van a tomar las medidas importantes con el mejor criterio posible para buscar lo mejor para BSC".