COMPARTIR:

Fuente: Mundo Deportivo

La UEFA, a través de su presidente Aleksander Ceferin, confirmó ayer en Dublín que van a abrir una investigación independiente al City por un posible incumplimiento del ‘fair play’ financiero. Algo que ya avanzó ‘Football Leaks’ y que en caso de confirmarse podría derivar en la expulsión del cuadro de Manchester de la Champions a partir de la próxima temporada. Un castigo ejemplar que nada tendría que ver con una multa económica si se tiene en cuenta que eso no supondría un grave problema para el City.

Ceferin habló de un “caso concreto” y puso bajo la lupa al City tras las presuntas irregularidades que habría cometido con tal de inyectar capital desde Abu Dhabi. El club, además, no desmintió la información que se publicó hace unas semanas en ‘Der Spiegel’ en la que se especificaba que el City no aceptaba la normativa económica de la UEFA. En 2014, incluso, tuvo que pagar una multa de 55 millones de euros por infringir las reglas relacionadas con el gasto y el límite salarial.

Un peaje a partir del cual empezó a quebrantarse la relación del City con la UEFA. Y sobre todo de la hinchada, que en cada partido como local aprovecha para silenciar el himno europeo a base de silbidos. Pero la historia no acaba ahí. Algunos correos revelados de Jorge Chumillas, director financiero del club, sugieren que el City habría utilizado como tapadera tanto patrocinadores como los derechos de imagen de sus futbolistas para financiarse por encima de lo que marca la ley.

Una información que no ha pasado por alto a la UEFA, cuya intención pasa por ser implacable en caso de confirmar estas malas praxis. El City, por su parte, no se ha pronunciado todavía más allá de que hace unas semanas dijera que “no vamos a hacer comentarios sobre documentos que han sido hackeados o robados al personal del club. El intento de desprestigiar la reputación del City es organizado y evidente”.