COMPARTIR:

Fuente: Mundo Deportivo

Jürgen Klopp ha aceptado la sanción económica que le ha impuesto la Federación Inglesa tras la desmesurada celebración del tanto final que le dio al Liverpool el derbi del Merseyside frente al Everton. Al alemán le tocará desembolsar una cantidad que asciende a los 9.000 euros después de saltar al terreno de juego para abrazarse con Alisson, el guardameta brasileño. Un gesto que no gustó nada a su homólogo Marco Silva, que aseguró no haber recibido una disculpa.

Un comportamiento que no ha tolerado el máximo organismo del fútbol inglés, que acostumbra a entrar de oficio ante episodios como este. Una reacción desafortunada que asumió el propio Klopp tras un encuentro vibrante, cargado de emociones y resuelto en el último suspiro tras un error fatal de Pickford. La FA, además, avisa al técnico del Liverpool sobre su actitud en el futuro más inmediato, pues en caso de reincidencia las sanciones podrían ser más contundentes que en esta ocasión.