COMPARTIR:

Fuente: Mundo Deportivo

Adrien Rabiot (23 años) se encuentra en un culebrón constante con su actual equipo, y todo indica que va a abandonar Francia este verano si el presidente Nasser Al-Khelaïfi no acepta satisfacer sus exigencias salariales.

Las últimas noticias de Paris United indican que Rabiot no acudió al entrenamiento del equipo parisino antes del partido ante el Bordeaux, y tampoco se desplazó con el equipo a la ciudad girondina, donde tenían que disputar el encuentro. El mismo medio informa que el jugador tuvo una discusión con el entrenador, Thomas Tuchel, que acabó de calentar los ánimos la pasada semana.

Rabiot, además, fue pitado por algunos aficionador ‘parisiens’ cuando salió desde el banquillo durante el partido de Champions League ante el Liverpool este pasado miércoles, cosa que indicaba un divorcio entre la afición y el jugador.

Antes de los incidentes en ese choque continental, se suma que Tuchel“castigó disciplinariamente” a Rabiot con la suplencia el pasado encuentro de liga del PSG en Marsella por llegar tarde a la reunión prepartido.

Aún así, el mismo medio dice que el francés tiene el deseo de quedarse en París pero su madre y agente tensa la cuerda para ganar tiempo y que Al-Khelaïfi llegue a la cifra de 10 millones anuales que pide, además de una prima para firmar la renovación de la misma cantidad.

El contrato del francés acaba en verano de 2019, por lo tanto eso significa que podría negociar libremente con cualquier equipo a partir de este invierno, e irse libre el próximo verano, a no ser que haya una renovación de por medio, que parece que no va en buen camino. El Barça se ha mostrado como un claro competidor a firmar a Rabiot si este no acaba renovando con el PSG.

Nasser Al-Khelaïfi es ahora el responsable de las negociaciones entre el club y el jugador, ya que Antero Henrique indicó que no quiere negociar más con el jugador y su madre, con quienes incluso tuvo una discusión este verano.