COMPARTIR:
Foto de CS Emelec

Fuente: StudioFútbol

El sábado anterior en Parque Samanes, Emelec ratificó su buen momento en la segunda etapa del Campeonato Nacional al derrotar y por goleada a Guayaquil City y tomar distancia de cuatro puntos sobre sus escoltas, Macará y Liga de Quito, a tres fechas para que culmine el torneo nacional. Emelec en esta etapa siempre fue un equipo fortísimo jugando en el estadio Capwell pero al que le faltaba ganar fuera de casa. Al lograrlo en estas últimas dos jornadas ante Aucas y Deportivo Cuenca, el cuadro de Mariano Soso encontró la regularidad que le estaba faltando para solidificarse y encaramarse en el liderato del certamen.

Resumiendo el último cotejo del elenco azul es importante indicar que en la previa existía una marcada diferencia entre Emelec y Guayaquil City, desde la nómina individual, el funcionamiento de equipo y el presente de ambos que también es disparejo: el primero peleando por el título y el segundo desahuciado en el último lugar del campeonato. En base a esto Guayaquil City planteó un partido en el que Emelec tenga la pelota y ellos imponer una intensa marca y presión alta a los receptores de pases, para que el bombillo no pueda fluir en ofensiva. El City quiso amarrar a Emelec y desconectar a Nicolás Queiroz y Joel López, los creativos del equipo en la zona medular, y en los primeros 25 minutos lo logró provocando que el visitante muchas veces abuse de los pelotazos largos para Brayan Angulo. En ese lapso de tiempo el partido no era dominado por nadie, mucho se jugaba en mediocampo y sin peligro sobre los arcos e incluso Guayaquil City se empezaba a sentir seguro disponiendo del balón en sus pies.

El duelo resultaba difícil para Emelec pues le costaba hilvanar buenas llegadas por el buen trabajo del City en ocupar espacios y no permitirle asociaciones entre los futbolistas eléctricos, pero los errores del cuadro ciudadano y la mayor jerarquía de los elementos de Emelec hizo el desequilibrio en el juego y que Emelec comience a definir la historia tempraneramente. Cinco minutos bastaron para que Emelec haga prevalecer en cancha el peso específico de sus jugadores contra la juventud de los guayaquileños y también ante la avanzada edad de otros. A los 29 minutos una falla grave de José Hurtado fue bien aprovechada por Joao Rojas que encaró hacia el arco de Frascarelli y cedió pase que Angulo anote. Luego a los 33 minutos y esta acción si, de corte totalmente individual, Queiroz sacó un furibundo remate de media distancia a un ángulo imposible de atajar para cualquier arquero y logró el 2-0. Esas dos conquistas favorecieron a Emelec que fue altamente contundente y efectivo en sus oportunidades para sacar adelante un partido que lucía parejo y complicado en la generación de juego. Después los millonarios ya pudieron disponer de más libertades pues con los goles el City se desordenó y pudieron hacerle más daño a un rival que se volvió vulnerable.

Te podría interesar:   SIN ARROYO NI OYOLA: La lista de convocados de BSC para el Clásico

En el segundo tiempo Emelec entró al campo con el mismo ímpetu con el que finalizó la primera mitad. El City soltó las amarras y sus marcas bien ajustadas que ejercía y así el bombillo ya encontró a Queiroz y López de frente al arco, para darle claridad al juego y los cambios de frente necesarios para que los extremos Rojas y Romario Caicedo ganen en el mano a mano a sus laterales y busquen asociarse con el "Cuco" Angulo o terminar las jugadas ellos mismos. Esto último pasó a los 53 minutos cuando Angulo pivoteó un balón para que Caicedo emprenda rauda carrera, deje en el piso a José Luis Quiñónez y luego en el área y con la opción de habilitar a Rojas y López, decida fusilar a Frascarelli y liquidar el pleito con un tercer tanto. Los siguientes minutos fueron de administración del resultado y dejar que el tiempo transcurra con el esférico en su poder de parte de Emelec, usufructuando su amplia ventaja para darle minutos a elementos que los requerían como Matamoros, Pedro Quiñónez y Mondaini. El dominio del partido siguió siendo azul pero ya con más tranquilidad y sin tanto interés de seguir anotando goles, Emelec seguía buscando goles pero ya no con la misma insistencia y cometiendo imprecisiones en la puntillada final principalmente desde las variantes que incluyó Soso en cancha. Sobre los instantes finales los eléctricos se distendieron más de la cuenta y jugadores como Arroyo, Jhonson y Paredes cometieron errores no forzados perdiendo la pelota sin oposición de un contrario y así el City logró el descuento a través de un penal ejecutado por Walter Ayoví. Como dato anecdótico y en las postrimerías del duelo Emelec también tuvo un tiro desde los 12 pasos y sirvió para que Angulo lo cambie por gol, decrete el 4-1 definitivo y concrete su gol 27 del presente Campeonato Nacional.

Te podría interesar:   ¿Cómo van los casos de JL Anangonó y Martínez Borja?

Con este importante éxito, Emelec se consolida en el liderato del certamen doméstico producto de su buena racha de cinco triunfos consecutivos en la misma cantidad de fechas disputadas. En la rueda de prensa post partido ante el City Mariano Soso dijo algo en lo que yo coincido, al indicar que "es un estado valioso haber podido construir este presente en base a esfuerzo, creatividad y mucha puesta en escena en campo desde lo colectivo". Es claro que son múltiples los factores para la mejoría y la actualidad del cuadro eléctrico a esta altura del torneo y se resumen en el gran trabajo que hacen en Samanes jugadores y cuerpo técnico, el esfuerzo de ambas partes para potenciarse a sí mismos y al otro. Para mí las virtudes vienen de las dos partes.

Del lado de Soso están: 1) estabilizar un sistema de juego como el 4-2-3-1 y no marear a los jugadores con varios esquemas cuando este es el llevó al club a sus cuatro títulos en los últimos cinco años, 2) establecer una idea de juego ofensiva y clara que el equipo pueda plasmar en cancha para que el mismo imponga condiciones como local y logre resultados como visitante, 3) ganarse la confianza y el respeto de sus dirigidos a pesar de su juventud y hacerlos sentir titulares a todos los que conforman el plantel, y 4) alentar a futbolistas que eran suplentes para que eleven su nivel y se consoliden dentro del equipo de primera para sumar muchísimo dentro de los titulares. Por los futbolistas tenemos que destacarlos a muchos en los que no se confiaba y que respondieron en el momento más difícil: 1) los extranjeros Vega, Queiroz y López que llegaron como anillo al dedo para aportarle en gran medida al equipo tanto en solidez como en creación, 2) Arroyo, Jhonson y Romario Caicedo y Rojas que durante el año se mostraban nerviosos y pesarle la responsabilidad de actuar en un grande como Emelec, post Clásico 2-0 en el Capwell se afirmaron, se llenaron de carácter y jugaron cada vez mejor, y 3) los de mayor experiencia como Dreer, Paredes y Angulo que siempre mantuvieron un muy buen nivel y que sostuvieron al equipo para lograr victorias cuando el mismo no funcionaba del todo bien.

Te podría interesar:   Repetto: "¿A qué entrenador no le gustaría tener a Antonio Valencia?"

Es altamente valorable que con técnico nuevo, indisciplinas reiteradas que afrontar y dejar atrás, niveles individuales y colectivos bajos y continuas lesiones de sus máximos referentes y tetracampeones con la institución, con tantos aspectos adversos, Emelec se haya repuesto a todo para con un once titular renovado y muy joven logre pelear la segunda etapa del torneo nacional y esté a muy poco de disputar una nueva final de campeonato, algo que se veía muy difícil por lo dicho anteriormente. Lograrlo se resume en esfuerzo, trabajo y mucha confianza en sí mismos de parte de futbolistas y cuerpo técnico. Ahora Emelec está fuerte anímica y deportivamente para la definición que se le viene esta semana. Con 36 puntos a su haber contra los 32 de Macará y Liga jugará en su fortín, el estadio Capwell, el miércoles ante Independiente del Valle y el domingo con Liga de Quito. Emelec tendrá la oportunidad de definir en su casa, dónde en el año ganó 50 de las 60 unidades que disputó, la consecución de la segunda etapa del certamen ganándole a sus rivales directos. ¿Lo podrá lograr? Es algo que está por verse pero que es bastante factible por lo confiable, fuerte y el buen fútbol que despliega el vigente campeón nacional en su "Caldera", sin dejar de mencionar que sus adversarios son de respeto y peligrosidad.