COMPARTIR:

Fuente: Mundo Deportivo

Antoine Griezmann, delantero del Atlético de Madrid, tuvo un verano agitado. Además de ganar la Copa del Mundo, el delantero francés fue objeto de deseo del FC Barcelona. Su decisión se transformó en un documental y en un culebrón que tuvo en vilo a todos. Finalmente renovó por el cuadro colchonero y el jugador ha explicado que fue una de las decisiones más complicadas de tomar en su carrera.

“Fue una decisión difícil de tomar. Tienes al Barça que te quiere, te llama, te manda pequeños mensajes de parte de los jugadores o hablas con la familia. Y luego está el club donde estás, donde eres un jugador importante. Y el Atlético hace un proyecto a tu alrededor, hace esfuerzos para que te quedes, ya sea en forma de salario o deportivo”, explicó el jugador en Canal Football Club.

En este sentido, el delantero señala que fue clave el papel de Simeone. “Lo que cambió el rumbo (de su decisión) fue el entrenador y mis compañeros. Después de un partido en el que me silbaron (último de la temporada, ante el Eibar), vinieron a casa por sorpresa para calmarme, hablarme y mostrarme que tenía su confianza”, resolvió el jugador.

NO QUISO SER LA SOMBRA DE MESSI

El jugador colchonero fue cuestionado si estar a la sombra de Messi pudo pesar en su decisión de no firmar por el Barça. “Puede ser”, reconoció para añadir: “Ser compañero de Messi pesaba pero mis compañeros de equipo y el club lo hicieron todo, hablaron conmigo, me aumentaron el salario, hicieron todo lo posible para demostrarme que era mi casa y que no debía marcharme”, concluyó.