COMPARTIR:

Fuente: StudioFútbol

Jordi Alba ha desmentido este martes cualquier tipo de problema con Luis Enrique que pudiera haber provocado su ausencia en las dos primeras convocatorias del seleccionador, que la pasada semana sí le incluyó en la lista para el doble compromiso ante Croacia Bosnia. El lateral del FC Barcelona, en una comparecencia de 16 minutos y 17 preguntas ante los medios informativos, ha asegurado estar “más ilusionado que nunca” ante un regreso a la selección que “espero que sea para mucho tiempo”.

Tras agradecer las muestras de cariño y apoyo recibidos por todos los estamentos del fútbol, con especial mención a Sergio Ramos (“gran amigo mío, con el que me llevo muy bien, como jugador y como persona”) ha asegurado haberse tomado “con tranquilidad” su ausencia de las primeras listas de Luis Enrique. “No soy joven y he madurado muchísimo, pero el seleccionador puede elegir entre muchos y se decidió por otros. Me lo tomé con tranquilidad pude disfrutar más de la familia pero siempre tuve la ilusión de volver”.

Sólo buenas palabras

De Luis Enrique, al que la mayor parte de las veces se ha referido como “el seleccionador”, sólo buenas palabras: “Me ayudó muchísimo en el Barça y jamás tuve una palabra mala para él. La última temporada tuve pocos minutos, pero ningún problema con él. No, no pasó nada con él, nunca discutimos; tú, como jugador, puedes pensar mejor o peor, quieres jugar, pero nada más. La verdad es que se me hacía un mundo no viniendo a la selección”.

Ha bromeado cuando se le recordó que ‘Lucho’ dijo querer ser como él (“tiene buen gusto”) pero evitó responder si le gustaría parecerse a él si algún día fuera entrenador: “Es un grandísimo técnico, con una gran carrera y muchos títulos”, ha dicho. “Cada uno tiene su esencia, los dos tenemos mucho carácter y sólo puedo hablar bien de él”.

Un tema de minutos

Al recordarle la frase que dijo en su día (“Con Valverde seguro que me irá mejor que con Luis Enrique”), la ha justificado por “un tema de minutos. Como jugador deseo jugar lo máximo. Dije aquella frase, pero no me arrepiento. Yo quiero jugar, pero si no me ponen tendré que joderme. Pero aquello no tenía nada que ver con una relación personal o profesional. No, no le he dado vueltas a la cabeza para encontrar los motivos de mi ausencia: yo me acuerdo de todo y si no, ahí están los vídeos de internet para recordar”.

No tengo que pedir perdón a nadie y nadie debe pedírmelo a mí. No ha habido ningún encuentro previo a esta convocatoria ni ninguna llamadade teléfono. Llamarme o no era una decisión suya. Ahora lo ha hecho y ojalá sea para mucho tiempo”, resumió el de L’Hospitalet.