COMPARTIR:

Fuente: Mundo Deportivo

El diario francés L’Équipe se hace eco este miércoles, en su edición digital, de diversas revelaciones realizadas por Football Leaks respecto al traspaso de Kylian Mbappé, el verano de 2017, del Mónaco al Paris Saint-Germain.

De acuerdo a la documentación aportada por Football Leaks, las negociaciones, comandadas por un Jorge Mendes que se embolsó 9 millones de euros por ello (el 5% del traspaso, cifrado en 180 millones), no fueron fáciles. La representación del jugador no obtuvo, por ejemplo, el premio deseado de convertir a Kylian en el mejor pagado de la plantilla (30 millones de euros, los que cobra Neymar) si obtenía el Balón de Oro; a cambio, el PSG le aseguró una prima de 500.000 euros netos si logra el galardón.

Tampoco cedió el PSG ante la exigencia del jugador de cobrar una prima si el club quedara excluido de la Champions por incumplir el Fair Play financiero. Ni tampoco dio su OK a disponer de 50 horas anuales de vuelo en un avión privado. Sí en cambio aceptó el pago de 30.000 euros mensuales para gastos de alquiler y contratación de un mayordomo, un chófer y un miembro de seguridad privada para el jugador.

Estas informaciones confirman que fue el deseo del propio delantero el que inclinó la balanza del traspaso al cuadro parisino después de que el Mónaco hubiera alcanzado un acuerdo con el Real Madrid, que cerraba la marcha del jugador al Bernabéu por 180 millones más 34 por diversos impuestos que asumía la entidad blanca.

Finalmente, Mbappé se salió con la suya llegando en calidad de préstamo gratuito al PSG (una treta para evitar impuestos) a cambio de un salario de 10 millones netos por cada una de las cinco temporadas de contrato: 7 el primer año, 9,3 el segundo y así progresivamente hasta los 12,3 de la última temporada. De acuerdo a la información de L’Équipe, el dinero del traspaso de Mbappé al PSG no fue a parar a las arcas del Mónaco sino a las de su propietario, el magnate ruso Dimitri Rybolovlev.