COMPARTIR:

Fuente: StudioFútbol

Leo Messi recibirá mañana el alta médica, aunque empezará en el banquillo el partido de Champions League ante el Inter de Milán (21.00 horas/M. Liga de Campeones). La idea es que entre en la convocatoria de 18 pero que se reserve para la segunda parte. Será durante las horas antes del choque cuando Ernesto Valverde, en contacto directo con el jugador argentino y con el doctor Pruna, acaben de decidir qué papel juega el ‘10’ del Barça

De hecho, en rueda de prensa el propio técnico habló de seguridad. De sensaciones. Si Leo no se sentía seguro no iba arriesgar con la presencia del delantero argentino ante el cuadro italiano. Porque si no se siente cómodo, el 10 podría llegar a jugar condicionado.

En el entrenamiento de este lunes en el imponente San Siro, que empezó a las 19 horas, el argentino comenzó la sesión con normalidad, sonriendo en los rondos iniciales junto a sus compañeros aunque sin arriesgar demasiado. Eso sí, constantemente se iba tocando el brazo, siempre rígido y resguardado. No se le veía especialmente natural en este sentido durante el cuarto de hora que el entrenamiento estuvo abierto a los medios de comunicación.