COMPARTIR:

Fuente: Mundo Deportivo

Una de las imágenes más recordadas del 5-0 del Barça al Real Madrid en la Liga 2010-11 fue la de Gerard Piqué levantando la mano mientras saludaba desde el césped a sus familiares en la grada.

La foto pasará a los anales de los Clásicos, como también la de este domingo después de que Arturo Vidal se tomara una revancha particular ante los blancos, que le echaron de las dos últimas ediciones de la Champions cuando vestía la camiseta del Bayern.

Piqué no ha podido ahorrar el gesto nuevamente y ha levantado la mano con los cinco dedos bien abiertos emulando a miles de culés que lo hacían en el Camp Nou y en sus casas.