COMPARTIR:

Fuente: StudioFútbol

¿Qué se puede esperar del gran clásico del fútbol español sin los dos grandes cracks que han marcado este deporte durante la última década? Desde luego, viendo la calidad de los jugadores que estarán hoy sobre el césped del Camp Nou, mucho. Estamos acostumbrados a ver a Messi y a Cristiano Ronaldo en los partidos entre FC Barcelona y Real Madrid desde hace más de una década, y se hace algo extraño asistir a un enfrentamiento así sin ellos en el campo.

-Por primera vez en 11 años, ni Messi ni Cristiano jugarán el gran partido de la Liga española

-El encuentro pierde los 44 goles marcados entre ambos en los duelos

Nunca fue fácil vivir sin un líder. Bien lo sabe el Real Madrid, que pensó que podría seguir silbando y jugando al mus aun perdiendo los 50 goles por temporada de Cristiano Ronaldo. Ya lo arreglarían los pies de bailarín de Benzema, las carreras agónicas de Bale o los fogonazos adolescentes de Asensio.

Bien lo sabe el Barcelona, que se acostumbró a rezar a todos los santos cada vez que Leo Messi caía al suelo. Pero que ha visto luz bajo la rendija. En su último triunfo frente al Inter demostró que la vida sin su pantocrátor pasa por una cooperativa del balón. Plan despreciado en su día por Luis Enrique, y que Valverde trata ahora de recuperar con el espíritu de La Masia brasileña. Es decir, Arthur.

El próximo domingo, y por primera vez en los últimos 11 años, azulgranas y blancos se batirán en duelo sin que asomen los dos mejores jugadores de la última década. El argentino, lesionado en el codo. El portugués, huido a la Juventus. Ausencias que, pese a sus victorias continentales de esta semana, comprometen a dos equipos que se acostumbraron a las hazañas de sus futbolistas franquicia para salir adelante.

Cuántas miserias quedaron ocultas tras las rutinarias gestas de Messi y Cristiano. Hombres que han marcado 1.290 goles en partidos oficiales entre los dos, sumando los conseguidos con sus respectivas selecciones. Mientras que Messi lleva 629 tantos en 777 encuentros, Cristiano llega hasta los 661 en 923 partidos. Las medias anotadoras, por tanto, abruman. La del argentino es de 0,8 goles por choque, mientras que la del portugués es de 0,7. Todo ello hizo que los metales fueran acumulándose en sus mansiones, con nueve Balones de Oro amontonados entre ambos (cinco Messi, cuatro Cristiano), y otras nueve Botas de Oro, también cinco para La Pulga y cuatro para el actual delantero de la Juventus.