COMPARTIR:

Fuente: StudioFútbol

Sergio Ramos tuvo un mal proceder con un canterano del Real Madrid llamado Sergio Reguilón en medio de una crisis de resultados que ha puesto en jaque al entrenador Julen Lopetegui.

En el entrenamiento de hoy, Ramos no le gustó un golpe sin intención de Reguilón y le pegó dos pelotazos, al punto de que se terminó la actividad recreativa y Luka Modric tuvo que calmar al capitán blanco.

Después, Ramos le bajó a la tensión con un mensaje en las redes sociales.