COMPARTIR:

Fuente: Mundo Deportivo

Hace poco más de seis años, también en octubre, pero el día 2 y no el 20, otro capitán del Barça también sufrió una dolorosa lesión en el codo. Carles Puyol, tras un vuelo acrobático en un partido de la Champions League ante el Benfica, aterrizó de la peor manera posible sobre su brazo izquierdo y sufrió una luxación de codo que le obligó a estar seis semanas de baja, hasta que reapareció con un vendaje el 17 de noviembre de 2012 ante el Zaragoza en el Camp Nou. Volvió, como era en habitual en él, antes de lo previsto, pues el primer diagnóstico fue de dos meses de baja.

El sábado, Leo Messi, también con el brazalete, sufrió un percance menos grave al no estar afectada tan claramente la articulación, la fractura del radio del brazo derecho, y deberá estar tres semanas de baja. Con todo las muestras de dolor fueron evidentes.

Puyol, tras su reaparición, y pese a las numerosas lesiones que sufrió a lo largo de su carrera, confesó que la del codo “ha sido mi peor experiencia, muy dolorosa. Cuando estaba en el suelo no sentí mucho dolor, hasta que me lo pusieron en el sitio estuve sufriendo dos horas”.